[Crítica] Hipnosis: Arma Invisible de Robert Rodriguez

Nuestra puntuación

Protagonizada por Ben Affleck y Alice Braga, se sumó al catálogo de Prime VIdeo la última película del director mexicano, responsable de El Mariachi, Machete y Planet Terror, entre otras.

Para quienes siguen de cerca la filmografía de Robert Rodriguez, saben de sus atmósferas sucias y violencia bizarra. El Mariachi, Abierto hasta al Amanecer, Planet Terror y Machete se caracterizan por una estética clase B que las convirtió en clásicos dentro de los amantes del cine. Pero todo cambia alguna vez porque, en líneas generales, esta película no se ajusta al típico estilo del director mexicano por su pulida apariencia.

La trama se centra en el detective Danny Rourke (Ben Affleck), quien en el afán de encontrar a su hija desaparecida, se ve inmerso en un laberinto mientras investiga una serie de asaltos a bancos que desafían la realidad y acabará cuestionando sus más mínimas suposiciones con respecto a todo y a todos a su alrededor. Con la ayuda de Diana Cruz (Alice Braga), una psíquica superdotada, Rourke persigue y, al mismo tiempo, es perseguido por un espectro letal, el único hombre que él cree que tiene la clave para encontrar a su hija, sólo para descubrir mucho más de lo que esperaba.

El secuestro de la hija del protagonista como el punto de partida del relato, este giro es solo uno de los muchos que la película desencadena, al combinar secuencias de acción hábilmente ejecutadas con una trama de enfrentamientos psíquicos repleta de misterios y giros inesperados. La película amalgama con destreza elementos de intriga, acción, fantasía y ciencia ficción, con influencias de Origen de Christopher Nolan y otros títulos menos conocidos como Paycheck, de John Woo, también protagonizado por Ben Affleck.

El resultado final es simple pero efectivo, ya que Hipnosis no busca destacarse por sus grandes logros artísticos, presentando personajes sin ambigüedades, como el antagonista interpretado por el siempre efectivo William Fichtner, y brindan la oportunidad de ver a Ben Affleck en un proceso de redención actoral.

Compartir: