Fue la mano de Dios de Paolo Sorrentino.

Luego de presentarse en el Festival de Cine de Mar del Plata 2021, se estrena en Netflix la nueva película del director ganador del Óscar por La Grande Bellezza.

“Gracias a mis fuentes de inspiración: Federico Fellini, Talking Heads, Martin Scorsese y Diego Armando Maradona”. Eso dijo Paolo Sorrentino cuando subió al escenario para aceptar el Oscar a la Mejor Película en Lengua Extranjera por La Grande Bellezza el 2 de marzo de 2014. En la meca del cine mencionó a dos grandes maestros de cine, una de las bandas de música más queridas y respetadas del mundo, y al mejor jugador de fútbol de todos los tiempos. Muchos se preguntarían por qué un director de cine agradecería a un deportista en un discurso de aceptación de un Oscar.

Es el verano de 1984. Fabio es el hijo adolescente de la familia Schisa: su padre Saverio, trabaja en un banco; María, su madre, es un ama de casa que se divierte haciéndole bromas a familiares y vecinos; Marco es su hermano, un estudiante universitario con mucho tiempo libre y aspiraciones de actor. También tiene una hermana, Daniela, cuyo único propósito parece ser evitar que todos usen el baño de la casa. Viven en Nápoles y tienen un gran círculo de familiares, amigos y conocidos: desde Patrizia y Franco, tía y tío de Fabio que atraviesan una crisis matrimonial, hasta la baronesa que vive arriba y siente desprecio por todos.

Es un verano especial para Fabio y su familia, pero también es un verano especial para toda la ciudad: el club Nápoli está a punto de fichar al mejor jugador del mundo, Diego Armando Maradona. Es un nuevo día para Nápoles y, de repente, se olvidan las luchas familiares, hay un nuevo héroe que celebrar. Maradona se convierte en una figura legendaria para la ciudad y se ve enredado en la vida de Fabio cuando un grave incidente interrumpe el curso normal de su vida. ¿Qué sucedió? ¿Lo que sucederá? Fabio tiene que llegar a la mayoría de edad antes de lo esperado, lo que le obliga a mirar a su pasado, a su futuro y, sobre todo, a sí mismo.

Su alter ego en pantalla, Filippo Scotti, se luce como el dulce, confundido y enojado Fabio, que todavía está tratando de encontrarse y entenderse a sí mismo durante el verano de su vida, donde Maradona aterriza en Nápoles y está experimentando un difícil despertar sexual. Toni Servillo y Teresa Saponangelo son los increíbles Saverio y Maria, los padres de Fabio y una pareja que nunca deja de amarse incluso en los momentos más difíciles. Todos tienen sus momentos de lucirse: Luisa Ranieri como la tía Patrizia es la mujer que se creía loca pero solo era libre; Betty Pedrazzi como la baronesa, la enigmática figura que parece odiar a todos pero que aparecerá para darle a Fabio algo que nunca olvidará.

Nápoles puede ser la ciudad más hermosa de la Tierra y también puede ser un infierno en vida. “¿Por qué vendría Maradona a esta ciudad de mierda?”, piensan todos. Es la cínica visión que los napolitanos han aprendido a adoptar, pero Maradona creía en la ciudad y sus ciudadanos lo convirtieron en su héroe. En Fabio, el director cuenta la historia de si mismo, una mente artística que intenta encontrar su lugar en el mundo, pero también cuenta la historia de su familia y la historia de los ciudadanos napolitanos. Una historia de huérfanos en una ciudad con muchos huérfanos, protegida por San Gennaro, patrono de la ciudad, y Diego Armando Maradona, su segundo patrón, «el monjecito».

Elijo no contar mucho más para que el espectador se sorprenda y aplauda como lo hizo la sala en tres momentos puntuales relacionados con Diego. Pero la película es la obra maestra de Paolo Sorrentino, es donde encuentra su voz, ayudado por la increíble cinematografía de Daria D’Antonio que le da a Nápoles un aspecto sublime e inolvidable. El director napolitano se convierte en un maestro narrador, con una sobriedad admirable. Las películas de Paolo siempre están marcadas por un tipo de humor peculiar, una serie de viñetas que presentan personajes surrealistas, a menudo ligados a la cultura popular italiana y napolitana. Fue la Mano de Dios es eso y mucho más; es una elegía poética a una ciudad, un canto de amor al héroe, una carta de amor a una familia y un autorretrato honesto. Es un compañero directo del Amarcord de Fellini, pero hecho con su propio estilo, lleno de sus propias historias.

En Sala:

COMPRAR ENTRADA DOM 28 15:00 hs., Cine Ambassador (Sala Ambassador 1)

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *