La Calle del Terror – Parte 1: 1994 de Leigh Janiak

Este viernes llega a Netflix la trilogía de basada en la saga de libros de R. L Stine que sigue los horrores acontecidos en la localidad de Shadyside.

El enmascarado asesino de Fear Street: 1994, la cinta de terror adolescente de Netflix

Para aquellos desprevenidos que no lo conocen, Robert Lawrence Stine es un famoso escritor de novelas de terror para adolescentes. Famoso por su colección Goosebumps (Escalofríos en Argentina), la mayoría de sus libros tienen como protagonista a un niño o adolescente. Algunos ya fueron adaptados al cine con relativo éxito, hasta que llegó Rob Letterman (Monsters vs Alien y Shark Tale) y se hizo cargo de llevar a la pantalla grande algunas de sus historias. Protagonizada por Jack Black, Goosebumps de 2015 fue un bien recibida por el público, lo que le valió una segunda parte pero esta vez dirigida por el debutante Ari Sandel, ganador de Óscar a Mejor Cortometraje en 2006.

A Netflix llega La calle del terror, una serie de ficción escrita por el autor estadounidense que comenzó en el año 1989. Esta trilogía audiovisual adapta tres historias conectadas entre sí de la colección Fear Street. Esta vez todo comienza en 1994 en el pueblo de Shannyside, dentro de shopping, una joven empleada de una librería (Maya Hawke) se apresta a cerrar el negocio. Todo parece tranquilo hasta que aparece un asesino enmascarado y comete una masacre dentro del lugar. Shannyside es un pueblo norteamericano famoso por sus crímenes y considerado el más sangriento del país. Sobre el pesa una leyenda que dice que Sarah Fier, una bruja asesinada en 1666 por los habitantes, reencarna cada cierto tiempo para cometer los crímenes más sangrientos.La leyenda comienza a sonar, pero también reflotan los enfrentamientos entre los adolescentes de Shadyside con el pueblo vecino, Sunnyville, una ciudad de clase alta considerada la más segura de norteamerica.

En Shadyside vive Deena (Kiana Madeira) una adolescente desilusionada por el abandono de Sam (Olivia Scott Welch), una estudiante de Sunnivylle que no se anima a blanquear su amor con ella. Luego de un acto en conmemoración a la matanza del shopping, un enfrentamiento entre los alumnos de las escuelas se produce un accidente de auto que hace que reaviva a la bruja y comienza a perseguir a Sam y a Deenna, quienes, junto a sus amigos deberán escapar de los asesinos del pueblo que reviven para dar continuidad a la maldición de Shadyside.

El slasher de los 90, con cintas como Scream, Se lo que hicieron el verano pasado o Leyenda Urbana, se hace presente desde la primera escena, en un claro homenaje a la cinta de Wes Craven que revivió el género en los tiempos del blockbuster. La música refuerza el espíritu noventoso con canciones de Portishead, Soundgarden, Nine Inch Nails, The Prodigy, Garbage, Radiohead, Cypress Hill y otros artistas de la época.

Las influencias de Stranger Things quedan marcadas por la presencia actoral juvenil y en la puesta en escena, pero la ausencia de adultos dentro de la historia está más marcada. Al igual que la serie de los hermanos Duffer, el carisma de los actores juveniles le aportan frescura al film y las historias de cada uno de los personajes permiten una conexión con el público adolescente. Amores prohibidos, bullying, diferencias sociales y los inicios de las redes sociales son las herramientas que aparecen dentro de una historia que dialoga sobre sucesos del pasado que siguen presente en la actualidad.

Con un final que nos deja ansiosos por ver la segunda parte (ambientada en 1978), a estrenarse el 9 de julio y de la tercera del 16 de julio, La Calle del Terror: 1994 es una divertida propuesta que tiene todos los condimentos para transformarse en uno de los éxitos de la plataforma, Respeta el estilo de R.L. Stine como una cinta slasher apuntada al público adolescente, pero también resulta atractiva para los nostálgicos con referencias a clásicos del género sumado a una sorpresiva cuota de sangre y cuchilladas.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *