No Matarás de David Victori. Crítica.

Se encuentra para ver online la nueva película del director de El Pacto por la cual Mario Casas obtuvo el Premio Goya a mejor actor.

Mario Casas se alzó con el Premio Goya por su actuación en No Matarás.

Dani, un joven tranquilo y de buen corazón que ha sacrificado los últimos años de su vida para cuidar a su padre enfermo terminal. Luego del fallecimiento de su progenitor parece que ha llegado por fin su descanso. Mientras se decide en irse o no de viaje, Dani decide salir a cenar lo que le hará conocer sin querer a Mila (Milena Smit), un auténtico torbellino de mujer que le llevará hacía un camino sin retorno donde la lucha por la supervivencia se volverá su objetivo principal.

Desde el principio mismo, el film pone sobre la espalda de Mario Casas el protagonismo con un plano secuencia que capta el momento en que el deja su casa para ir al kiosco y volver para encontrar a su padre muerto. El actor se carga todo el film con un tono tranquilo y parsimonioso inicial, propio del duelo familiar. Pero que cambiará totalmente con la aparición de Milena Smit. Con luces de color rojo, verde y azul, ese tono opaco inicial explota y se convierte en un acelerado relato que no da respiro.

El colorido aspecto visual y las actuaciones se ven acompañada por la frenética música propuesta con gran precisión y acierto por Adrian Foulkes y Federico Jusid cuyo objetivo principal es que ese ritmo rápido y directo de la historia no se detenga hasta el final sin darnos tregua un segundo (aunque algunos momentos para tomar aire tenemos). Aspectos similares a Corre, Lola, Corre, dejando lo lúdico del film alemán de lado para darle lugar al dama que esconde el pasado de Dani y que nos mete en un angustioso espiral de violencia por las calles de Barcelona.

El cine español se está especializando en los thrillers y No matarás se mete dentro de las grandes producciones del género de los últimos años como Hogar de Alex y David Pastor, Bajocero de Lluís Quillez y Quién a Hierro Mata de Paco Plaza. Con grandes actuaciones de Mario Casas y Milena Mait, David Victori logra una especie de híbrido entre los hermanos Safdie y Gaspar Noé, que juega con la oscuridad de una manera muy inteligente para reflejar la desesperación y la lucha del hombre por la supervivencia entre el límite de lo que está bien o está mal.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *