Ratched de Ryan Murphy y Evan Romansky.

La plataforma de streaming, Netflix, sorprendió a los amantes del suspenso una nueva serie llamada Ratched, que narra la historia oscura detrás de la enfermera cruel y manipuladora de Atrapado Sin Salida.

Sarah Paulson se pone en la piel de Mildred Ratched.

Su nombre completo es Mildred Ratched y apareció por primera vez en un libro, luego en una película y esta serie que explora sus orígenes. El personaje nació cuando el escritor Ken Kesey terminó de escribir la novela Atrapado sin salida (One Flew Over the Cuckoo’s Nest, título original), publicada en en 1962.

Trece años después, el director checo Milos Forman tomó el libro y decidió llevarlo al cine. En esta versión los personajes principales del libro, R.P. McMurphy y Mildred Ratched serían interpretados por Jack Nicholson y Louise Fletcher, respectivamente. La interpretación de la enfermera por parte de la actriz fue aplaudida y consiguió ganar los premios Oscar, Globo de Oro y BAFTA como Mejor Actriz.  Al igual que la llevada adelante por Jack Nicholson.

Atrapado sin salida sigue a McMurphy, un hombre que se hace pasar por enfermo mental para evitar cumplir su sentencia en la cárcel y en su lugar pasar sus días en un hospital psiquiátrico, en donde comienza a crear desorden con sus juegos, fiestas secretas e influencias que ponen en un predicamento a sus compañeros.

McMurphy ve afectado sus planes por Ratched, la enfermera principal del nosocomio, quien aprovecha la ausencia de los doctores para crear una especie de dictadura dentro del recinto, lo que le permite analizar a su modo a los pacientes y sus condiciones mentales. Ella es impositiva, manipuladora, retadora y ordenada, por lo que rápidamente se convierte en la enemiga de McMurphy.

Ganadora de numerosos premios internacionales, Atrapado sin Salida fue la segunda película en obtener los cinco principales premios de la Academia: mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz y mejor guion adaptado,​ hazaña que ya había sido lograda por It Happened One Night en 1934 y que luego fue lograda en 1991 por The Silence of the Lambs. Sin embargo, es la única de las tres que también obtuvo esos cinco premios en los Premios Globo de Oro. Por eso, no vendría nada mal darle una revisada a este clásico del cine antes de adentrarse en la serie. Un despropósito que la plataforma streaming no cuente con ella en su catálogo, teniendo en cuenta que seria de mucha utilidad para los espectadores que no hayan visto el film. Quien si cuenta con la misma es Amazon Prime.

ANÁLISIS DE LA SERIE SIN SPÓILER

Mildred Ratched (la gran Sarah Paulson) llega a un hospital psiquiátrico al norte de California para conseguir trabajo como enfermera. El lugar es manejado por el Doctor Richard Hannover (Jon Jon Briones). El centro se prepara para recibir a Edmund Tollestone, un joven que acaba de ser declarado insano mentalmente luego de asesinar brutalmente a cuatro curas (con esa violenta escena arranca la serie). Prensa y opinión pública ponen el ojo sobre el lugar, marchas en contra de la internación de Edmund en el hospital, evitando así la carcel. Mildred hará todo lo posible para ingresar al lugar pero, ¿cual es el verdadero propósito de la enfermera? ¿Por que está tan obsesionada por entrar a trabajar en el lugar? Y la pregunta principal: ¿Quién es Mildred Ratched realmente?.

Creada por Evan Romansky y Murphy, responsables de la saga American Horror Story, la serie busca explicar durante los ocho capítulos de duración quien era a enfermera. Muchos años antes que Luise Fletcher nos entregará su maravillosa interpretación en 1975, la serie nos lleva a 1947, en momentos que la siniestra enfermera comienza a estafar, manipular y sobornar a trabajadores para ingresar al hospital.

El dato de quienes son los creadores y sus producciones anteriores no es algo menor. Desde el inicio mismo se puede notar la influencia estética y visual de AHS. Los cambios en las texturas de los colores, la variación en los tonos lumínicos a la hora que Mildred recorre los largos pasillos del hospital son las principales características que llaman la atención del espectador durante los primeros capítulos, al igual que sucedía con la serie de terror. Pero AHS no era una sola temporada, eran nueve y la hermana espiritual es, justamente la mejor de todas, Asylum. Al igual que la segunda temporada de AHS, la serie recoge el estilo espeluznante y antiguos dispositivos de tortura que se sucedían dentro del Briarcliff Manor.

Pero no solo de los impactos visuales más cercanos al gore se nutre la serie, el drama se hace presente y nunca parece establecerse sobre si esta mujer corrupta y excéntrica es el héroe o el villano de su propia historia, el agresor o la víctima. Es ahí donde se luce Sarah Paulson, navegando por extremos de manera escalofriante y asombrosa. En este inicio el monstruo Mildred no está completamente formado, sino que es una mujer que tambalea entre los límites del bien y del mal. La misión por la que Ratched se infiltra en el hospital se irá descubriendo a medida que la serie avance pero verla a ella provocar a los pacientes sin razón alguna y traicionar a sus compañeros de trabajo, como forjadora de un caos controlado, es uno de los atractivos fundamentales.

Todas esas variables en su comportamiento hace que Ratched sea imprevisible y aterradora a vez, pero también incomoda para el espectador, ya que todos esos actos, a menudo incluye asesinatos. Estos momentos están muy lejos de personaje aterrador que gobernaría el Hospital Estatal de Oregon en Atrapado Sin Salida, una mujer metódica y calculadora, que no daba puntada sin hilo. Estos episodios de inestabilidad en toda la serie se hacen eco de la mente de Ratched. El amor secreto por las mujeres y su represión del deseo alimentan cada una de sus acciones desagradables, al igual que su miedo a la vulnerabilidad le enseña a ser distante y fría con su vida personal mientras saca los secretos más íntimos de todos los que la rodean. 

Todos esos componentes hacen de Ratched un estudio psicológico del personaje interesante, opacado por el estilizado amor por el gore de la serie, algo que muchos disfrutarán, pero que hará que quienes hayan apreciado al film de Milos Forman, sientan rechazo, ya que se vuelca más al terror visceral y sangriento que al aspecto crítico y social. Recurrir a actos que producen náuseas, como las lobotomías en pacientes vivos, la ebullición de personas vivas mediante hidroterapia y la mutilación gráfica, están bien compuestas y son funcionales a las historia pero no se corresponden con la esencia original de la novela y la película. Igualmente, la serie busca aggiornarse a los tiempos actuales, está construida inteligentemente, dejando como resultado final un atractivo viaje para ver como la enfermera forjó su reinado de terror, en un retorcido camino donde las fallas sociales e institucionales cimentaron su aterradora personalidad.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *