Betty de Crystal Moselle. Crítica.

Se estrenó en HBO la segunda temporada de la serie que recorre los días de unas adolescentes skaters en New York.

Las jóvenes skaters newyorkinas vuelven en la segunda temporada de Betty

En el año 2018, el cine independiente se vio sorprendido con la aparición de Skate Kitchen. Una interesante propuesta que seguía la historia de cinco jóvenes chicas skaters de New York. El film no solo reflejaba las fricciones entre los patinadores masculinos y femeninos, sino que, además, era una excusa para abordar diferentes problemáticas adolescentes del universo femenino. Más allá de su conexión, como primera medida hay que saber que no es necesario haber visto la película , ya que esta serie es una especie de spin off o reescritura de la misma. Los personajes son los mismos, pero acá comienza todo de cero, profundizando en la historia de cada una de las protagonistas.

En la primer temporada veíamos a Camille (Rachelle Vinberg)como una joven promesa del skate que empieza a ser vista con buenos ojos por los jóvenes y comenzaba a sufrir por sentirse atraía por Bambi, uno de ellos. Janay (Dede Lovelace) es youtuber y debía enfrentarse a una denuncia de abuso que recaía sobre su amigo, ex novio y socio en los vídeos. Mientras tanto Honeybear (Kabrina Adams) luchaba contra el drama de no poder enfrentar a su padre y salir del closet, ocultando su relación con Ash (Katerina Tanenbaum), Kirt (Nina Moran) seguía generando disputas con sus amigas por su irrefrenable impulso peleador e Indigo (Ajani Russell) debía conseguir dinero para saldar una deuda con su amigo dealer, Farouk (Reza Nader). La historia de estas jóvenes chicas intentando disfrutar de su pasión por las tablas rodantes fue una de las grandes sorpresas del año pasado, logrando un equilibrio estupendo entre comedia y drama, pero también una sorprendente frescura de sus personajes, inmiscuidos dentro de un sistema de complejas relaciones propios del paso de la adolescencia y la adultez.

El 11 de junio se estrenó la segunda temporada, que tiene la particularidad de haber sido filmada durante la pandemia. En la primer temporada estábamos en la supervivencia del verano, este regreso nos lleva a los primeros compases del otoño en la Nueva York del COVID, por eso, además de las patinetas, las camperas y las mascarillas se hacen presente. En este primer capítulo tenemos a Indigo  intentando pagar lo que le debe a su madre; Janay que sufre por el cierre del Winter Bowl, el sitio interior para patinar al cual ahora todas pueden ingresar (en la primera temporada solo Camille lo logra); Camille logra cerrar un trato con una compañia de ropa para que la luzca en sus videos; Honeybear comienza a experimentar con Ash la fantasía de incluir una tercera persona en la relación; y una accidentada Kirt se convierte en gurú del amor para sus amigos.

Nuevamente veremos a estas cinco chicas (aunque cada vez son más)solo patinando, charlando y disfrutando de la vida. La serie de Crystal Roselle es una captura asombrosa e incluso visceral de New York y toda la subcultura skater, que no solo se destaca por presentar secuencias maravillosas de patinaje, sino que brilla más en sus momentos más sencillos y adyacentes a los documentales de charla mundana de chicas.

  • La serie se emite todos los viernes a las 23 hs por la señal HBO y disponible en HBO Go, una vez estrenado el capítulo en la señal.
Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *