El Encanto de Juan Pablo Sasiaín y Ezequiel Tronconi. Crítica.

La película protagonizada por Ezequiel Troconi, Mónica Antonópulos y Boy Olmi es uno de los estrenos de hoy en Cine.Ar Tv y a partir de mañana en su plataforma streaming Cine.Ar Play.

Ezequiel Tronconi y Mónica Antonópulos, cuando los deseos no se corresponden

Bruno (Ezequiel Tronconi) y Juliana (Mónica Antonópulas) parecen ser la pareja perfecta. Demuestran complicidad, confianza y sus miradas demuestran el amor que ambos se tienen. Encima se sienten satisfechos con su desarrollo profesional y personal, el como enólogo y dueño de una tienda de vinos, ella como cocinera en un programa de televisión. Pero toda esa perfecta armonía se ve resquebrajada cuando aparece el deseo de ser madre por parte de Juliana. En cambio a Bruno la idea de la paternidad parece no agradarle demasiado y las dudas comienzan a alterarlo. En el medio aparecerán histeriqueos con una compañera de trabajo (Yamila Yasud) que pondrán la madurez emocional de Bruno a prueba.

El drama romántico escrito y dirigido por Juan Pablo Sasiaín (Traslasierra, La Tigra y Chaco) junto al protagonista Ezequiel Tronconi indaga sobre la incapacidad de asumir responsabilidades de Bruno. En conflicto consigo mismo cuando aparece el planteo de tener un hijo por parte de su pareja, el joven comenzará un camino donde el amor por su pareja se confunda con su inmadurez. Casi sin querer empezará a ensayar distintas formas de fugas para no hacerse cargo de la situación que se le plantea. Un affaire con una compañera de trabajo, largas jornadas de porro junto a un padre pendeviejo interpretado por un Boy Olmi brillante, todo contribuye para que Bruno autoboicotee su relación.

El Encanto se sostiene gracias a las actuaciones y en la química existente entre los protagonistas en sintonia con cada uno de los personajes con los que interactúan. Diálogos fluidos y reflexiones sobre conflictos comunes de pareja hacen que la película sea una interesante mirada de las complicaciones que acarrea no hacerse cargo cuando los deseos no se corresponden.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *