Nomadland de Chlöe Zao. Crítica.

Luego de ser proyectada en múltiples festivales llega a Hulu la multipremiada película basada en el libro de la periodista Jessica Bruder y protagonizada por Frances McDormand.

Con otra apabullante actuación, Frances McDormand se vuelve a poner en carrera para los Óscar 2021.

Ambientada en 2011, Nomadland comienza con Fern (Frances McDormand)abandonando la ciudad fantasma de Empire, Nevada, después de que una planta de yeso cierra la ciudad y el código postal se descontinúa. Se inscribe para trabajar en un programa de Amazon Camper Force diseñado para ayudar a los jubilados que viven en casas rodantes. El pago no es suficiente para sostener a Fern, por lo cual se precipitará a recorrer las carreteras con su Van encontrándose con otros ciudadanos norteamericanos que se encuentran en la misma situación que ella.

Luego de sorprender en el 2017 con The Rider (película proyectada en el BAFICI 2018), Chloé Zao, la directora china-estadounidense vuelve a hacerlo con un profunda historia que combina elementos de documental con escenas de un lirismo visual admirable. En el viaje Fern, se involucrará en una reunión real de habitantes de RV o Motor Home (como las conocemos nosotros). Conocida como Rubber Tramp Rendezvous y supervisada por el gurú nómada Bob Wells (que se interpreta a sí mismo). En poco tiempo, Fern estará viendo videos de «nómadas principiantes» en YouTube y escuchando conferencias proto-socialistas sobre «la tiranía del dólar» junto a otras personas de 60 años deseosos de abrazar su rutina liberada y vivir al margen del sistema. Allí se mezclaran las historias quienes lo hacen por crisis económica (muchos norteamericanos perdieron sus viviendas luego de la crisis de 2008) y otros que lo hacen tratando de salir adelante por alguna tragedia familiar o personal.

La actuación de la estrella de Tres Anuncios para un crimen (firme candidata a llevarse nuevamente el premio Óscar) y la fotografía es el tándem sobre el que se apoya Chloé Zao para que el film no pierda ritmo. McDormand convierte al personaje en una reacia aventurera que oscilará entre las frustraciones y la soledad. Una ex maestra de inglés cuya comprensión literaria funciona como la información necesaria para captar el romanticismo de su lucha, pero que en el camino avanzará a través de una serie de encuentros con seres solitarios y perdidos, así como antiguos alumnos en el camino.

Aunque en su estructura de Nomadland pueda parecer trágica, pero gracias a Joshua James Richards (director de fotografía) su espíritu es todo lo contrario ya que está impregnada de una sensación de posibilidad expansiva, casi vertiginosa, y comunica un deleite puro e inalterado en espacios abiertos que se contrapone con los momentos de encierro y soledad dentro de la diminuta van.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *