#Vivo de Il Cho. Crítica.

Zombies coreanos y redes sociales en una nueva película sobre muertos vivos que se estrenó en el día de hoy en Netflix.

Yoo Ah-in interpreta a Joon-Woo en #Alive

Hace poco pudimos ver la secuela de Train to to Busan, Península. En ella criticamos la decisión de ampliar el universo de personajes, la mega producción, la exageración del CGI, que no había sido beneficioso para la trama. Nos dejó un poco de sabor amargo, ya que esperábamos con mucha expectativa el film de Yeon Sang-Ho. Por eso necesitábamos algo relacionado con los zombies que reivindique lo sucedido y cure un poco esa herida, y esta nueva producción coreana un poco sana esa herida provocada por Península.

#Alive sigue la historia de Joon-Woo (Yoo Ah-In, conocido por protagonizar la maravillosa Burning), un joven que se despierta solo en su departamento en un condominio gigante. Su habitación esta plena de tecnología: computadoras gamers de última generación, sonido envolvente, todo un sistema para encerrarse en su habitación y no salir más. Todo se complica cuando asoma a su ventana y ve que una plaga de zombies rabiosos comienzan a infectar a toda la población. Los noticieros anuncian la propagación por toda la ciudad y todo se vuelve un caos. Encerrado en su casa, sin su familia, tendrá que luchar contra la soledad, el aburrimiento, los zombies y la escasez de alimentos de a casa.

El film puede ser una de las historias relacionadas a Train to Busan, la composición de los muertos vivos, las escenas de persecución, tranquilamente Joon se podría subir a un tren y encontrarse con los mismos personajes del film de Yeon. Pero la historia toca aristas distintas, donde la soledad del personaje cobra protagonismo, así como la tecnología, la influencia de las redes sociales en la vida de los humanos y el aislamiento social son protagonistas en #Alive.

Las escenas de acción estén muy bien elaboradas a pesar de no abundar en demasía, así como el aspecto de los zombies y los planos aéreos con drones (otro de los grandes protagonistas). Justo cuando estaba por suicidarse, desde el otro lado de la calle, en otro departmento, la aparición de Yoo Bin (Park Shin-Hye) una joven del otro del edificio le aporta un costado pseudo romántico, de mutua ayuda. Se configurará una especie de intercambio símil redes sociales de un edificio a otro. (¿los comentarios de ella ante cada acto de Joon a la distancia es el de las mujeres cuando leen mensajes de los hombres?). Pero la necesidad de encontrarse los llevará a tomar riesgos y enfrentarán a todos los zombies para hacerlo, lo que le da una media hora final plena de acción y vértigo.

Sin ser algo novedoso (Le Nuit a Dévoré le monde de Dominique Rocher es muy similar) #Alive es sólida y no tiene baches. Tiene buenas dosis de sangre y efectos especiales acordes, al igual que la construcción y la transformación de los zombis. Intenta tocar algunas temáticas interesantes como el abuso de la tecnología y las redes sociales, aunque termina apoyada en la zona de confort de los films de este estilo, apostando a fuertes dosis de suspenso y acción, dejando lo humano en segundo plano.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *