AMC y Universal alcanzan un acuerdo histórico para la industria del cine

Tras enfrentamientos públicos en el pasado, ambas compañías cierran un acuerdo que cambia la tradicional forma de exhibición de las películas.

Marzo de 2020. Adam Aron, CEO de AMC, una de las cadenas de cines más importantes del mundo, amenazó con boicotear las películas de Universal. ¿La razón? El clásico estudio cinematográfico había anunciado que Trolls World Tour iba a estar disponible en simultáneo tanto en cines como en On demand, lo que rompía la histórica ventana de exhibición que le da la exclusividad a las salas para comercializar los films durante tres meses sin que estos estén disponibles para alquiler.

En una industria que se encuentra en pleno proceso de adaptación a la economía de las plataformas, y a los cambios culturales que éstas producen en la forma de consumir cine, la ventana de exhibición representa para las salas una especie de seguro de riesgo. Que las grandes producciones deban esperar tres meses para pasar a servicios On demand es una forma de asegurarse la concurrencia del público y obtener ganancias. Si esto no estuviera y las personas pudieran ver en sus casas los estrenos más importantes no resulta difícil proyectar el impacto negativo que tendría para las exhibidoras.

Pues bien, está disputa añeja dio hoy un giro inesperado e histórico. Meses después de haber amenazado con boicotear sus películas, AMC llegó a un acuerdo con Universal que modifica el escenario de la ventana de exhibición y abre un nuevo escenario. A partir de ahora Universal podrá poner sus películas en plataformas On demand solo 17 días (incluidos tres fines de semana) después de haberlas lanzado en las salas de exhibición, lo que rompe por completo el esquema anterior.

Si bien el acuerdo se circunscribe solo a territorio estadounidense las próximas semanas ambas compañías debatirán respecto a las salas que AMC posee en Europa y Medio Oriente.

Universal, una de las productoras que más ha presionado en los últimos años para que se modificara la estructura actual de las ventanas de exhibición, llegó a un acuerdo tras encontrarse con una AMC golpeada por una pandemia que obligó a los cines del mundo a cerrar sus puertas de manera indefinida, a la vez que quienes pudieron reabrir lo hicieron con una capacidad reducida y números de asistencia mucho menores a los pre Covid -19.

La presión de las salas de cine es tan grande y poderosa frente a las plataformas On demand que Netflix (y cualquier otra compañía) tiene la obligación de proyectar en pantalla grande sus principales producciones como requisito para poder competir en los Oscar.

El CEO de AMC declaró que «(…) este acuerdo de varios años preserva la exclusividad para la visualización en salas durante al menos los primeros tres fines de semana del estreno de una película, durante los cuales se genera la mayoría de los ingresos de taquilla de una película «.

Este acuerdo implica una capitulación histórica por parte de una de las compañías exhibidoras más grandes del mundo, así como abre un signo de interrogación respecto a los efectos venideros de una modificación de tal magnitud en las ventanas de exhibición, cuyos alcances sobre las salas de cine aun no podemos dimensionar.

Fuente: Hollywood Reporter

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *