Ammonite de Francis Lee. Crítica.

Luego e presentarse en distintos festivales, se estrenó online la nueva película del director de Tierra de Dios.

Kete Winslet y Saorsie Ronan protagonizan la nueva película de Francis Lee.

Las comparaciones van a ser inevitables, todo aquel que vió Retrato de una dama en llamas de Céline Sciamma, enseguida va a recordarla a medida que Ammonite se vaya desarrollando. Es lamentable, porque ante semejante obra maestra, la segunda película de Francis Lee (luego de la increíble Tierra de Dios) queda en inferioridad de condiciones. En el film francés, detrás del amor entre esas dos mujeres en esa isla remota había un sinfín de pequeños historias relacionadas con el universo femenino como el aborto, la maternidad, los mandatos sociales, que hacen que sea una película completa, casi perfecta. En cambio, esta historia de amor no tiene los mismo componentes, aunque eso no quiere decir que no sea una muy buena película. Sin embargo, Ammonite tiene un atractivo hipnótico y especial: las actuaciones de Saoirse Ronan y Kate Winlest y que está basada en una historia real

Winslet interpreta a la paleontóloga del siglo XIX Mary Anning, quien vivía en Dorset y dividía su tiempo entre la tienda de curiosidades de su madre y la excavación de fósiles en la costa. Un día, Charlotte Murchison (Ronan), en ese momento solo una dama de compañía deprimida, acompaña a su marido a la tienda de los Annings y todo cambia. Charlotte se enferma y los Annings la acogen para que se recupere cuando su marido debe regresar a Londres. Y Mary y Charlotte terminan pasando mucho tiempo juntas.

Francis Lee da forma a la historia de amor de su película a través del desdén y la exasperación, Mary trata a la tranquila e inquebrantable Charlotte con dureza y crueldad, simplemente porque ve algo en la mujer más joven que ella misma no puede soportar. Kate Winslet y Saoirse Ronan interpretan a esas amantes, lo que, sumado al hecho de que sean dos mujeres reconocidas (Charlotte Munchinson luego se convertiría en una reconocida Geóloga) hace que automáticamente las actuaciones se conviertan en un cebo para los Oscar.

El film es silencioso y gris, por momentos se vuelve más colorido, sobre todo una vez que la relación entre ellas se haya consumado. El rostro de Kate hace el resto, con simples miradas y gestos irradia le imprime al personaje una ambigua energía que engloban todos los sentimientos reprimidos. En cambio, Saorse es lo opuesto, expresiva, temerosa, tímida por momentos, pero con una frescura que rompe el molde sombrío del film.

Saliendo del inevitable terreno de las comparaciones con el filme francés, Ammonite se caracteriza por ser un melodrama romántico que no cae en el terreno de los amores prohíbidos. Es un film que rompe las barreras de las historia sobre amores entres personas del mismo sexo en tiempos remotos. Acá el deseo que se antepone entre ellas es otro, el deseo de la realización personal, resumido en esa brillante toma final.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *