Auspicioso debut de Lovecraft Country en HBO.

En el día de ayer se produjo el estreno mundial del primer capítulo de la serie original producida por Jordan Peele y J. J. Abrams inspirada en el terrorífico universo de H. P. Lovecraft.

George B.Vance, Jonathan Majors y Jurnee Diana Smollett, protagonistas de Lovecraft Country.

Era una de las series más esperadas del año. Muchos ingredientes juntos: la calidad innegable en todos los productos HBO, la producción de uno de los directores que ha revolucionado el cine de terror, Jordan Peele, creador de Get Out y Us, y el as del cine mainstream actual, J. J. Abrams. A eso le sumamos a la guionista Misha Green, responsable del drama histórico Underground, pero la frutilla del postre es el increíble universo del maestro del terror moderno, H. P. Lovercraft. Razones necesarias para ilusionarnos con que esta sea el tanque de la señal para este año, luego del éxito conseguido el año pasado con la multinominada Watchmen.

La serie está inspirada en una novela de terror de fantasía oscura de 2016 de Matt Ruff, que explora la conjunción entre la ficción de terror de HP Lovecraft y el racismo en los Estados Unidos durante la era de las leyes de Jim Crow, según lo experimentado por el fan negro de la ciencia ficción Atticus Turner y su familia. Pero para meternos de lleno en la historia debemos entender varios elementos que aparecen en ella.

La novela de Matt Ruff fue publicada en 2016

¿Qué fueron las leyes de Jim Cow?

Es uno de los primeros elementos para tener en cuenta y que sirven para contextualizar, sobre todo por que desde en el mismo inicio de la serie aparece mencionada. Las Leyes de Jim Crow consistían en una serie de normas que privaban a la población negra de derechos civiles e imponían la segregación de los afroestadounidenses en lugares públicos. Fueron promulgadas en 1876 y se extendieron hasta 1965 bajo el lema “separados pero iguales”. Estas leyes separaban los beneficios sociales según la etnia o el color de piel, principalmente se aplicaban en espacios públicos como escuelas, sanitarios, restaurantes, parques, transporte e incluso el ejército. La segregación racial con estas leyes fue tan importante que existían bebederos de agua para blancos y bebederos de agua para negros. En la primera charla de Atticus Turner con una mujer, menciona la misma y expresa su satisfacción al llegar a Chicago, una zona donde las leyes de Jim Cow no existen, ya que la mayoría de la población es afroamericano.

Las leyes de Jim Crow profundizaba el racismo en EEUU

La serie está ambientada en los años cincuenta, años antes de la derogación de esas leyes. Su protagonista es Atticus Black, interpretado por Jonathan Majors a quien pudimos ver en la genial The Last Black Man in San Francisco o en la última película de Spike Lee, Das 5 Bloods. El joven es un ex combatiente de la guerra de Corea que llega a Chicago luego de recibir una extraña carta de su padre, con quien lo une una problemática relación. «El fue una de las razones por que me alisté para ir a la guerra, ahora es la razón de mi vuelta a Chicago» manifiesta Atticus.

Criaturas Lovercraftianas, ciencia ficción y luchas sociales.

Pero en el comienzo no sabemos quién es Atticus a través de un sueño con el que da inicio la serie. En él veremos las obsesiones e intereses del personaje, traumas propios de haber estado en el frente de batalla, amante de la ciencia ficción y luchador de los derechos de la población afroamericana. En el sueño Atticus está en el frente de batalla pero aparecen platos voladores, criaturas lovecraftianas, tipo Cthulhu, una mujer que desciende de un platillo volador y un beisbolista que con su bate comienza a destruir a las bestias gigantes.

Cthulhu, el mítico monstruo de las novelas de H. P. Lovecraft.

¿Quien es esa mujer que desciende del plato volador?. En el autobús Atticus viene leyendo una clásico de la ciencia ficción Una Princesa de Marte, la primera novela de la serie marciana escrita por Edgar Rice Burroughs; acerca del personaje ficticio John Carter, que tuvo su adaptación cinematográfica por parte de Disney en 2012. Esa extraña mujer que no solo desciende del plato volador, sino que abraza a Atticus, está inspirado en un personaje de esa novela, específicamente en Dejah Thoris, una princesa marciana de Helium, reino de los hombres rojos y de aspecto humano. Ella es el interés amoroso de John Carter durante ese libro y la mujer a la que suele que tener que rescatar de los peligros en los que suele meterse.

Una princesa de Marte fue publicada en 1912.

El otro personaje que aparece es un jugador de los Dodgers con el número 42. Es Jackie Robinson, el primer jugador afroamericano en ingresar en las Ligas Mayores de Béisbol, cuyo rol fue muy importante en las luchas sociales por los derechos de los afroamericanos, trabajando al lado de Martin Luther KIng. Todos esos elementos marcan claramente hacía donde va ir la serie: terror, ciencia ficción y una mirada metafórica sobre el racismo en Estados Unidos.

Jackie Robinson, el primer jugador afroamericano en jugar en las Ligas Mayores de Béisbol.

Una road movie por lugares peligrosos

Al llegar al pueblo, Atticus se encontrará con sus tíos y su sobrina. El tío es George Black (Courtney B. Vance) encargado de escribir o recopilar datos para la famosa Guía del Viajero Negro, que ya conocimos en la película ganador del Óscar, Green Book. Dicho libro era una guía para viajeros negros publicado en 1936 por Victor Hugo Green como The Negro Motorist Green-Book, más tarde rebautizado como The Negro Travelers ‘Green Book. En el se ofrece todos los listados, artículos y anuncios dirigidos a los viajeros negros que intentan encontrar su camino a través de un país donde rara vez son bienvenidos.

La guía del viajero negro que ayudó a la población afroamericana de tener que enfrentarse a ataques racistas.

El otro personaje protagonista es Letitia Dandridge, interpretado  por Jurnee Smollett-Bell (Birds of Prey). Su presentación no puede ser mejor: en medio de una fiesta en la calle, con una mujer cantando blues en el escenario, quien resultaría ser Ruby Dandridge, su hermana. Ambas harán una gran versión de Whole Lotta Shakin en un tono más blusero. La canción fue popularizada por Jerry Lee Lewis en 1957 y considerado un clásico del rock, pero también grabada en 1955 por la cantante Big Maybelle, curiosamente de notable parecido físico con Ruby.

Luego de la presentación del trío protagonista de ese primer capítulo, Atticus Black, George Black y Letitia Dandridge se embarcarán en la misión de saber donde está el padre del joven, en un lugar llamado Ardham o Arkham, ubicado en el medio de Lovecraft Country. Pero llegar ahí no será fácil, en el medio deberán atravesar pueblos donde los afroamericanos no son bienvenidos. La segregación racial se hace presente y los peligros serán mayúsculos, no solo por parte de los pobladores, sino de parte de las autoridades policiales, algo que aún sigue sucediendo en los Estados Unidos. Así veremos la partes de más acción y de terror, enmarcado dentro de lo real.

En una de esas persecuciones aparece otro elemento que va a ser clave en el desarrollo de la serie. El auto plateado, una especie de limousine de lujo que traslada a una mujer de raza blanca y de clase alta que los salva de un ataque armado en un pueblo. El mismo en el cual, según un testigo, se habría marchado el padre de Atticus Black acompañado por otra persona. Lo La última media hora es pura adrenalina y terror donde, luego de enfrentarse a policias que se transforman en vampiros horrorosos, llegarán a una extraña mansión ubicada donde serán recibidos por un joven ario, que les dará la bienvenida.

Lovecraft Country tuvo un auspicioso debut en su primer capítulo y tiene todos los elementos para transformarse en el éxito del año para la señal HBO. Igual que el año pasado el mundo de las novelas gráficas de Watchmen, ahora el universo de monstruos de H. P. Lovecraft se ponen al servicio de denuncia sobre el racismo en EEUU y la contrucción del sueño americano, en una collage que mezcla surrealismo, cultura pop y terror.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *