El Hallowen de Hubie de Steven Brill. Crítica.

Luego de brillar en Uncut Gems el año pasado, Adam Sandler vuelve al lugar que lo vio nacer, la comedia, nuevamente en Netflix.

Julie Bowen, Adam Sandler y el termo, protagonistas de El Hallooween de Hubie

«Si no lo consigo, voy a volver, y haré otra película que sea malísima a propósito para hacerles pagar a todos. Así es como los voy a obligar», amenazó Adam Sandler en una entrevista con Howard Stern, el año pasado en caso de no ser nominado al Óscar a Mejor Actor por su brillante actuación en Uncut Gems de Los Hermanos Safdie. La nominación nunca llegó (si ganó el galardón en los Spirit Awards), con lo cual, esperábamos con ansías su próxima película para ver si cumplía la amenaza. La misma llegó ayer con El Halloween de Hubie, una historia ambientada en una de las festividades más explotada por el cine. Pero, ¿Será esta la venganza de Adam?

Esta vez Adam Sandler es Hubie Dubois, un habitante del pueblo de Salem, epicentro reconocido de la fiesta más grande Halloween. Hubie es temeroso, sufre la burla permanente de parte de todos la mayoría de los habitantes de los vecinos de Salem, desde los más niños hasta algunos adultos. Pero Halloween es el día más importante del año para Hubie, y este será el que siempre recordará. El pueblo está en peligro por un psicópata (no vamos a decir quien lo encarna porque es una sorpresa) que se escapa de una institución mental cercana y esté deambulando por las calles de Salem con una máscara de cerdo tipo «Saw». Encima, el vecino de Hubie puede transformarse en una bestia devoradora de hombres a primera vista de la luna llena. La policía inútil, encarnada por Kevin James, siempre han tratado a Hubie como una molestia, pero podrían tomarlo en serio una vez que la gente comience a desaparecer.

Como todo film de estas características hay una subtrama romántica ridícula de Hubie con Violet Valentine (Julie Bowen) que tiene cierto encanto, y una historia más pequeña aún sobre cómo sus hijos adoptivos se cruzarán con Hubie en el baile de la escuela secundaria esa noche. Pero también hay una madre protectora, encarnada por June Squibb (quien si obtuvo una nominación al Óscar por Nebraska), portadora de distintas remeras con slogan bastante particulares, sostén emocional y motivacional de Hubie.

A esta altura, es más de lo mismo de Adam Sandler en su faceta humorística. No forma parte de sus clásicas comedias románticas como 50 First Dates o Blended, sino que se acerca a las que la crítica suele catalogar como películas malas, como Jack And Jill o The Cobbler. Pero encontraremos muchos puntos en común en Hubie (su forma de hablar y bondad) con Little Nicky, El Hijo del Diablo. Pero nada es es coincidencia, ya que el director, es el mismo, con lo cual ambos filmes se conectan no solo conceptualmente.

Ahora ¿es mala la película? Todo depende de las expectativas que uno ponga. Si la vemos despojados de todo prejuicios, entendiendo que Adam Sandler nos dijo que iba a hacer una película malísima, la pasaremos bien (me animo a decir que muy bien). El guión parece hecho en una tarde, no tiene muchas pretensiones y su premisa principal es pasarla bien entre compañeros de trabajo y transmitírselo al espectador. Así veremos a actores denominados serios en papeles ridículos (Ray Liotta y Steve Buscemi), personajes bizarros encarnados por amigos como Rob Scheneider, Ben Stiller o Shaquille O´Neal (el cameo más divertido), que hacen que el film tenga divertidos momentos, aunque a veces nos de vergüenza ajena verlos expuestos a semejante ridiculez.

¡Y si! El Halloween de Hubie es la venganza prometida de Adam Sandler hacia quienes lo dejaron de lado el año pasado, es una película malísima para quienes lo menospreciaron como actor pero también es lo que esperábamos ver quienes lo queremos, un producto divertidamente ridículo, ideal para ver en el contexto actual.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *