El Practicante de Carles Torras. Crítica.

El director español de Callback se une a Mario Casas en esta nueva producción de Netflix estrenada en el día de ayer.

Deborah Francois y Mario Casas protagonistas de El Practicante

Hay actores a los que ya se los tiene como imagen de Netflix. Por parte del cine español esa cara está representada por Mario Casas. Desde la aparición de Contratiempo en la plataforma muchos argentinos se han hecho asiduos seguidores del actor español. Es por eso que siempre que aparece una película con el actor, es común escuchar decir «la nueva de Mario Casas«. Aunque muchos lo conocemos de antes por sus actuaciones en las películas de Alex de la Iglesia (es uno de sus actores fetiches) y de otras producciones, el film de Paulo Oriol fue un punto de inflexión en el reconocimiento argentino. Esta es la segunda película estrenada por Netflix este año protagonizada por Mario Casas luego de la atrapante Hogar de David y Alex Pastor.

Esta vez el actor interpreta a Angel, un técnico de urgencias médicas que recorre las calles a bordo de su ambulancia junto a Ricardo (Guillermo Pfenning). Un accidente durante una emergencia lo deja postrado en una silla de ruedas al cuidado de Vane (Déborah Francois), su pareja, una joven estudiante de veterinaria. Su invalidez no será el principal problema de Angel, sus celos e inseguridades harán que se obsesione con su novia y transforme la vida de ella en un infierno.

Apelando a herramientas propias de la cultura machista y patriarcal, el director construye un relato donde la obsesión, los celos y las inseguridades se hacen presente. Pero no se da luego de que Angel quede en inferioridad de condiciones físicas luego del accidente. Hay una actitud del protagonista que ponen en alerta sobre su siniestro proceder. Espiar el celular a escondidas, quedarse con objetos pertenecientes a los accidentados que socorre,su obsesión con su fertilidad (junto con Vanesa se encontraban en la búsqueda de un hijo al momento del accidente). Todos pequeños indicios que muestran cierto desequilibrio mental en Angel que se verá potenciado con su invalidez.

Mario Casas se luce en un papel que significa un reto físico actoral poco común. La transformación de Angel cumple con la historia y le da un perfil siniestro al personaje que irá in crescendo a medida que el film transcurra. Un cambio físico importante, que ya había hecho anteriormente para protagonizar la película El fotógrafo de Mauthausen, donde tuvo que deshacerse de 22 kilos.​ Pero no solo el actor español se destaca, la actriz francesa Deborah Francois (inolvidable protagonista de El NIño de los hermanos Dardenne) en el papel de Vanesa, también se carga con grandes momentos dramáticos y de tensión.

El Practicante es un thriller psicológico que recuerda a films como Misery y El Juego de Gerald. Un film de suspenso que coquetea con el terror, pero que tiene una mirada interesante a la hora de abordar el perfil psicológico de Angel, que tiene correlato con aspectos de la vida diaria de muchas mujeres víctimas de violencia de género. A pesar de no ser novedoso dentro del género , es un aterrador relato sobre una mente perversa, obsesiva e insegura que queda presa de un infierno creado por el mismo pero que arrastrará a víctimas inocentes a un lugar no deseado.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *