Get Ducked! de Ninian Doff. Crítica.

La comedia de terror británica presentada y nominada al mejor director en el British Independent Films Award, se estrenó en la plataforma Amazon Prime Video.

El Premio Duque de Edimburgo es un programa para jóvenes, fundado en el Reino Unido en 1956 por el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. El mismo consistía completar una serie de ejercicios de superación, alejados de la vida urbana y en contacto con la naturaleza. El programa surge ante la problemática que Kurt Hahn llamó los Seis declives de la juventud moderna. A las que proponía cuatro soluciones: entrenamiento físico, expediciones, proyectos que involucren habilidades manuales y servicio de rescate como salvavidas de surf, extinción de incendios o primeros auxilios.

Para realizar esas prácticas y sacarlos de la delincuencia juvenil tres jóvenes van a las Tierras Altas Escocesas junto a Mr Carlyle, su profesor de educación al aire libre, con el fin de realizar una travesía que consiste en pasar cuatro días con lo mínimo indispensable para sobrevivir. DJ Beatroot (Viraj Juneja), un raíces árabes que aspira a ser cantante de rap; Dean (Rian Gordon), el rebelde amante de las drogas alucinógenos y Duncan (Lewis Gribben), el más tonto e impulsivo de los tres, son los castigados. A ellos se les suma Ian (Samuel Bottomley), quien se une voluntariamente a la travesía para hacer amigos y cumplir los objetivos reales del Premio. El tema es que no estarán solos en la cruzada por el campo, un par de cazadores (Eddie Izzard y Gergie Glein), disfrazados como el Duque de Edimburgo y su esposa, tratarán de darles caza y eliminarlos con la excusa de ser la escoria de la sociedad. Así que la lucha no solo será para sobrevivir fuera de la vida urbana, sino para salir con vida.

En paralelo a ellos, dos torpes policías del pueblo interpretados por Kate Dickle (Lysa Arryn de Game of Thrones) y Kevin Guthrie, tratarán de desentrañar un extraño caso de un ladrón de panes del pueblo (?), que los conducirá a relacionarse con la cacería de jóvenes llevada adelante por el falso Duque de Edimburgo.

La rebeldía escocesa siempre es un atractivo especial en las películas británicas. Al igual que Trainspotting, Get Ducked tiene ese costado de la juventud de país más septentrional del Reino Unido. Con esto no quiero decir que los escoceses sean así, pero la forma de representarlos en la película es similar en varios puntos. Irreverentes, inconformistas y contestatarios son las principales características de los tres jóvenes castigados similares al film de Danny Boyle. Pero acá no estamos ante un drama social, el director elige tomar el camino de la comedia negra con algunos toques de terror slasher.

La utilización de recursos visuales básicos, pero inteligentes, como dibujos, deformidad de los rostros y aplicación de colores fuerte para representar el efecto de las drogas en los jóvenes, es uno de los puntos más altos del film. Siempre con el hip hop de fondo, con letras absurdas, para marcar el ritmo, todas interpretadas por DJ Beatroot, el rapero del grupo.

Vertiginosa en su ritmo, el film es una sutil parodia a los críticos que tratan de dar caza de la juventud, vestidos con trajes de la vieja britania monárquica y clasista, alegando ser una generación desperdiciada que vive victimizándose. Mucho humor negro, algunos momentos sangrientos y otros musicales hacen de Get Ducked (como figura en la plataforma) o Boyz in the Wood una comedia irreverente sobre adolescentes que luchan contra una sociedad que intenta amoldarlos y adoctrinarlos a su antojo.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *