Hater de Jan Komasa. Crítica.

Ganadora en el Festival Tribeca como Mejor Película Internacional, llega a Netflix la película del director polaco nominado al Óscar a Mejor Película Extranjera por la frenética “Corpus Chisti”. Jan Komasa vuelve a sorprender con un thriller que ahonda en el oscuro mundo de las redes sociales y la manipulación de la opinión pública.

«El electorado está compuesto por simios con sueños racionales que se movilizan emocionalmente, las elecciones se ganan polarizando al electorado, sembrando el odio hacia el candidato ajeno y para eso es clave estudiar al votante común, poco informado, ese que dice ‘no me interesa la política», con esa cita, el asesor electoral Jaime Durán Barba resumía su estrategia principal para lograr que su candidato gane.

Tomek (Maciej Musialowski) es expulsado de la Facultad de Derecho acusado de cometer plagio en un trabajo final. Al contrario de lo que parece, Tomek es un jóven nada ingenuo. Es un manipulador conocedor de la psicología social, tanto online como fuera de ella. Sus benefactores son los Krasucis (Danuta Stenka y Jacek Koman) cuya hija, Gabi (Vanessa Alexander) es una joven atormentada en medio de una crisis de identidad que ha perdido su interés amoroso durante varios años. El amor por ella obnubila al frío y calculador Tomek, su estatus social pesa, sobre todo porque los Krasuckis son arrogantes y se muestran reacios a permitir que entren extraños dentro de su círculo de confianza.

Pero Tomek es decidido y paciente, consigue trabajo en una turbia agencia de relaciones públicas que desacredita a políticos y celebridades a cambio de dinero; y a la que no le importa causar confusión o alterar la desconfianza social hacia las comunidades LGTB o los refugiados en el proceso. El joven se muestra implacable en el rubro y se gana la confianza de su maltratadora jefa Beata Santorska ( Agata Kulesza). Gracias a su excelente trabajo como incitador al odio en internet, Tomek será contratado para conducir el odio de la derecha fascista polaca hacia el único personaje bueno y honesto, un político que se presenta como candidato a alcalde de Varsovia (Maciej Stuhr).

Desde ese primera escena, donde muestra a Tomek perdido entre muchos jóvenes de una facultad, escondido como uno más dentro de esa telaraña de relaciones sociales que se manejan dentro de internet. A través de un interesante muestrario de personajes confundidos, el film indaga en el mundo de las fake news y el bombardeo de información que incitan al odio y sirven como herramienta de polarización de los procesos eleccionarios

El film cae en un momento justo, donde no solo de Polonia, sino también de toda Europa, sufre el avance de las derechas nacionalistas, con una marcada violencia y odio hacia los procesos migratorios que se suceden en toda la región y a los derechos a las comunidades LGBTI. Haciendo mucho énfasis en el análisis del campo de las redes sociales, caldo de cultivo donde se fomenta ese odio, y en él que uno puede apreciar como se manipula la opinión pública a partir de la difamación.

Así como en su anterior película, Corpus Christi, el director lograba que Bartosz Bielena brille como el falso cura, en esta ocasión construye en Tomek, una especie de Sr. Ripley moderno y perverso, que utiliza las redes como pantalla donde ocultar su lado oscuro y como herramienta para sembrar odio y manipular su entorno a su antojo. Alguien que establece una relación de interés mutuo y de seducción con una oscura empresaria a cargo de un ejército de trolls cuya actividad es difamar. Similar a la que desarrollan Jake Gyllenhall y Rene Russo en Nightcrawler, donde la necesidad y la codicia no tienen escrúpulos y los límites éticos y morales no existen.

“The Hater” es escabrosa y realista, nos muestra el lado más tenebroso de las redes sociales, poniendo el ojo en como esa herramienta en manos de manipuladores puede llevar por caminos peligrosos cuyas consecuencias pueden llega a ser trágicas. Un film que muestra como el mundo de los trolls y de las fake news coducen a la opinión pública hacia el odio extremo.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *