Jesús López de Maximiliano Schonfeld.

Dentro de la Competencia Argentina del 36° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata se estrenó la película del director de Germania y La Helada Negra.

Tras estrenarse en Horizontes Latinos en el Festival de San Sebastián y en Biarritz (donde ganó el premio principal) se presentó en la Competencia Latinoamericana del 36 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el tercer film de ficción de Maximiliano SchonfeldJesús López, con guión de el y la escritora Selva Almada.

La historia nos ubica en un pueblo rural de Entre Ríos y comienza cuando Jesús López, joven piloto de carreras, muere accidentalmente. Su primo Abel, un tímido adolescente sin rumbo, comienza a sentirse tentado con ocupar su lugar ante su familia y amigos hasta dejarse poseer por el espíritu de su primo. En el pueblo se organiza una carrera en homenaje a Jesús. Animado por el espíritu de su primo y por el padre de Jesús, Abel conduce el coche del difunto. El resultado de esta carrera determinará si la transformación es o no definitiva.

Tomando como punto de partida la clásica historia del «hijo prodigio» del pueblo, Maximiliano Schonfeld no introduce en un relato donde surgen temas como el legado familiar, las distintas formas de afrontar un duelo y la crisis en los pueblos rurales. A partir de conocer a Abel vemos a un joven sin perspectivas ni intereses marcados, solo aparece algo de su deseo personal cuando su tio Cacho lo comienza a tentar con manejar el Fiat 600o. Previo a eso su vida se limitaba a tareas menores en la granja familiar en crisis y pasar tiempo con su hermana embarazada.

Cada uno de los personajes que rodean a Abel tienen su encanto y sirven para mostrar . El vínculo con su hermana, con su Tío y su tía, sumado a Azul, el personaje interpretado por Sofia Palomino, quien parece haber sido más que una amiga de Jesus López, todos tienen algo que aportar a la historia. Al igual que el sentimiento de venganza hacia el «supuesto» culpable de la muerte de Jesús que aparece en algún momento, pero no lo desarrolla en profundidad. Ahí se destaca el debut actoral de Joaquín Spahn como Abel, un hallazgo por parte del casting de la película. Joaquín a partir de su timidez y de sus miradas le imprime al personaje una potencia dramática funcional al relato. Lo mismo cuando sucede el cambio y se transforma en Jesús, interpretado por Lucas Schell.

El fuego, la tierra y el agua aparecen como componentes dentro del relato. Desde la primera toma, con Jesús a toda velocidad en el momento previo al accidente, con una luz detrás que parece simular ser una bola de fuego; pasando al rostro marcado de quien puede ser su heredero, Abel, rezando con su familia bajo la lluvia. Mientras que la tierra se hace presente en ese tono rojizo que recorre casi toda la película, así como en las escenas de prueba del Fiat 600 levantando polvo en los caminos.

Jesús López es una historia de crecimiento y de maduración que, a través de lo fantástico nos habla de legados, de volcar los deseos propios en el otro, sobre el duelo familiar y la ausencia. Los vínculos que se dan entre los personajes y sus diferentes dimensiones, permiten introducir otras subtramas relacionadas con la adolescencia, la crisis en el campo y la eterna necesidad de emigrar del pueblo para poder tener un próspero futuro. La épica de la carrera final se plasma con tal encanto que es difícil no verse asaltado por la emoción de la velocidad de los fititos. Siempre matizado con la preciosa fotografía, una buena banda sonora y el potente rugir de los motores.

¿Te gustó la publicación? Dale click al enlace para ayudar a los medios independientes: https://cafecito.app/brunocala

En Sala:

COMPRAR ENTRADAJUE25 20:30 hs., Paseo Aldrey (Sala Aldrey 4)

COMPRAR ENTRADAVIE26 10:30 hs., Paseo Aldrey (Sala Aldrey 1)

Online:

VER PELÍCULA JUE25 VIE26 SAB27 DOM28 

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *