Madres Paralelas de Pedro Almodóvar.

Previo a su estreno del 18 de febrero en la plataforma Netflix, llega a los cines argentinos la última película del director español.

MIlena Smit y Penélope Cruz protagonizan la nueva película de Pedro Almodovar.

No hay duda de que Pedro Almodóvar es uno de nuestros más grandes cineastas vivos. Su trabajo ha madurado desde las extravagantes y coloridas comedias de las décadas de 1980 y 1990 hasta los análisis más sofisticados y astutos de las mujeres, la sexualidad, las relaciones y la identidad, comenzando con Todo sobre mi madre en 1999 y que continúo con toda la sucesión de películas que le siguieron, como Hable con Ella, La Piel que habito, Volver, y otras más, hasta llegar a la ¿autobiográfica? Dolor y Gloria de 2019.

Esta vez, el cineasta se reencuentra con su musa, Penélope Cruz, quien interpreta a Janis (nombrada en honor a Janis Joplin por su madre hippie), una fotógrafa de moda. Ella busca excavar los restos de su bisabuelo en una tumba poco profunda donde los falangistas lo enterraron durante la Guerra Civil Española. Para ello, solicita la ayuda de uno de sus súbditos, Arturo (Israel Elejalde), y antes de que nos demos cuenta, Janis está embarazada. Si bien el hombre casado no está listo para la carga de la paternidad, Janis decide quedarse con el bebé. Después de todo, esta puede ser su última oportunidad. En el hospital, Janis se une a su compañera de cuarto, la adolescente Ana (Milena Smit). Cargada de problemas paternos, la desolada Ana no comparte del todo la emoción maternal. Luego de parir las dos a la vez, pasan unos meses, y Janis se da cuenta de algo oscuro. Cuando vuelve a toparse con Ana, contrata a la ingenua veinteañera como niñera. Los secretos salen a la luz y los destinos de las mujeres se entrelazan inexorablemente.

Con un toque hábil pero ligero, Almodóvar explora nuevamente el vínculo entre mujeres, madres e hijos. El cineasta español siempre se ha centrado en protagonistas femeninas fuertes y autosuficientes, y las heroínas de  Madres Paralelas  no son una excepción. Como es habitual, el guionista-director coquetea con temas de androginia y la fluidez sexual.; y estudia cómo sería elegir entre su hijo y su carrera. A diferencia de sus anteriores producciones también hay motivos claramente políticos. La película trata sobre reclamar lo que es legítimamente suyo, ya sean los restos de su antepasado del Estado o su hijo de un extraño. Pero nada sugerente a la hora de abordar el tema, acá estamos ante un Almodóvar gráfico y directo a la hora de plantar una postura ante la polémica derogación de la Ley de Memoria Histórica.

No hay gente “mala” o “buena” en el mundo de Almodóvar, solo seres humanos imperfectos que intentan hacer lo que creen que es correcto. En la mayoría de los largometrajes, Arturo sería demonizado como el padre que se borra de la crianza de un hijo, pero aquí, es un personaje tridimensional real. Arturo expresa su opinión con bastante claridad desde el principio y toma una decisión mutua con Janis. Él está ahí para ella cuando lo necesita, componiendo una relación basada en la solidaridad y la compasión.

Por supuesto, la película gira en torno a sus mujeres y todas cumplen. Penélope Cruz sostiene sin esfuerzo la pantalla en una actuación engañosa: flemática y ambivalente, haciendo sentir por ella a pesar de algunos actos moralmente dudosos. Milena Smit le sigue el ritmo con su Ana traumatizada, ingenua y rota, pero motivada como para recomponerse. Las otras dos destacadas del espléndido elenco son Aitana Sánchez-Gijón, que interpreta a la madre de Ana y el pilar de Almodóvar, Rossy de Palma, cuya presencia es siempre bienvenida.

Elegante, de ritmo rápido, desgarrador y reconfortante por momentos, Madres Paralelas no está a la altura de otras producciones de Almodóvar que nos suelen dejar pensando o poniéndonos en un lugar incómodo. Pero la construcción magistral de la tensión y el intenso melodrama es puro Almodóvar, al igual que la siempre increíble música de Alberto Iglesias. Es parte de lo que lo hace tan especial porque debajo de todo el histrionismo y los puntos predecibles de la trama hay una profunda complejidad, múltiples sutilezas y una crítica aguda. 

Salas donde se proyecta:

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *