La Voz Humana de Pedro Almodóvar. Crítica.

Ya disponible para ver online se encuentra el mediometraje del director español protagonizado por Tilda Swinton.

Tilda Swinton se luce en su primera colaboración con Pedro Almodóvar.

En su primera película en inglés y concebida como un proyecto corto durante el encierro de Covid, La voz humana de Pedro Almodóvar está basada en la obra de teatro de Jean Cocteau. Pero en sus colores llamativos y su tema melodramático es una película de Almodóvar por excelencia y una reflexión sobre el cine frente a una pandemia mundial. El director confía plenamente en Tilda Swinton, quien, a lo largo de los años, se ha convertido en un ícono cinematográfico internacional para llevar los 30 minutos completos sola manteniendo una conversación imaginaria consigo misma.

Todo comienza con Swinton luciendo prendas de alta costura caminando en lo que parece ser un gran galpón. La secuencia del título se compone de representaciones de varias herramientas, presagiando lo que está por venir. Luego está en su elegante apartamento de varias habitaciones de colores brillantes, el escenario típico de todos los melodramas domésticos de Almodóvar. Lo que es diferente esta vez es que podemos ver que estas salas son decorados en el galpón en el que comienza la película. Recuerda que todo lo que hemos visto en sus películas anteriormente, por más que parecieran vivir esas salas, eran decorados diseñados de Antxón Gómez, escenógrafo de toda la vida de Almodóvar. También que sus melodramas te hacen invertir en sus películas en la medida en que suspendes tu creencia de que estás viendo una ficción, es decir, cine.

La sorpresa de saber que lo que estamos viendo es una situación ficcionada se esfuma pronto cuando Swinton nos involucra en su tumultuosa historia de ruptura con su amante de cuatro años, estamos enganchados una vez más, suspendiendo nuestras creencias y siendo absorbidos por el melodrama de su vida. Swinton hace un viaje rápido a, de todos los lugares, una ferretería. Compra un hacha grande y la mete en su bolso. Cuando llega a casa/escenario, intenta cortar el traje negro del hombre que está en su cama. Su perro ladra ante toda la violencia. Le grita al perro que se calle.

Ella va a una sala de estar y toma un juego de té de cerámica, que obviamente es una decoración de escenario de película y lo tira por el piso del balcón/escenario. Luego procede a tomar pastillas de colores y se desmaya en la cama. Entonces suena su teléfono. Suponemos que es su amante con quien acaba de romper hace tres días. Ella mantiene una conversación larga con él, arrullando, suplicando, gritando y disculpándose. Es una escena familiar de amor y desamor. Tuvieron cuatro años de una relación apasionada y embriagadora y ahora todo ha terminado. Ni siquiera llegaron a decir adiós como es debido y ella no quiere hacerlo por teléfono. Pero ni siquiera va a pasar a recoger sus cosas.

En un contexto donde las producciones cinematográficas se recuperan lentamente con restricciones estrictas, este espectáculo unipersonal refleja el estado de la industria actual con mucha precisión. La  Voz Humana, al más puro estilo Almodóvar, termina en llamas; el escenario, la fantasía, termina literalmente prendida fuego; como Tilda Swinton que enciende la pantalla con una breve pero poderosa interpretación en un film que junta a dos estrellas del séptimo arte, cuya primera colaboración entre ambos, esperemos no sea la última.

Nuestra puntuación
Compartir:

1 thought on “La Voz Humana de Pedro Almodóvar. Crítica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *