Lovecraft Country: Segunda entrega de la serie de HBO.

Más terror y hechos sobrenaturales en la segunda entrega de la serie de Jordan Peele y J.J. Abrams , pero también mucha información que a continuación te detallamos.

Atticus, George y Leti se unen para luchar contra los fantasmas del pasado.

En el día de ayer, HBO emitió el segundo capítulo de la serie que viene siendo furor mundial, Lovecraft Country. En el primer episodio tuvimos la oportunidad de ir conociendo en profundidad a los personajes y saber que rumbo tomará la serie. Al finalizar el mismo, Atticus, Leti y George, el trío protagonista llega a Ardham, la casa donde se encontraría el padre de Atticus, Montrose Freeman. Al llegar a la casa son recibidos por un joven rubio, casi albino, que le dice a Atticus que lo estaban esperando. Quien los recibe es William Lowe (Jordan Patrick Smith), un amigo de la familia dueña de casa, Samuel Brainwhite (Tony Goldwin) y su hija Christina (Abbey Lee). Pero ¿Quiénes son estos extraños personajes que parecen los niños de El Pueblo de los Malditos en versión adulta? ¿Por qué se llevaron al padre de Atticus a esa casa?

¿Quiénes son los Braithwhite?

A través de un diálogo de los protagonistas con William nos enteramos quienes son los Braithwhite, los fundadores de Ardham. Quien aparecerá en un cuadro es Titus Brathwhite, ancestro de Samuel, un hombre que se hizo millonario con el comercio marítimo y esclavista. Titus estaba muy interesado en la filosofía natural y la entropía. Perteneciente a la Orden del Amanecer Antiguo cuyo nombre completo es la  Orden Adamita  del Amanecer Antiguo. Los adanitas eran una secta del cristianismo, y la secta original es conocida por no usar ropa durante sus servicios en un esfuerzo por practicar el nudismo en busca de acercarse a Adán y Eva. Algunos escritos también indican que evitaron el matrimonio y vivieron sin ley o de manera hedonista. Samuel Braithwhte insinúa en este episodio y George lo explica más tarde, que los adanitas estaban buscando una manera de cerrar la brecha entre ellos y los seres cristianos divinos a quienes adoraban. Esta historia ayuda a explicar el comportamiento de Samuel (y el resto de la Orden) hacia Atticus y la motivación de no detenerse ante nada con el fin de usar a su pariente lejano para abrir el portal al Edén para que él también pueda cerrar la brecha entre él. y Adán, el primer hombre, y alcanzar la inmortalidad.

Tony Goldwin personifica a Samuel

¿Cual era la relación de Atticus con los Braithwhite?

Samuel Braithwhite le cuenta a Atticus que el ritual original para abrir el Jardín le había costado la vida a Titus Braithwhite. La mansión se había incendiado y la única sobreviviente de los escombros era la esclava de Titus, Hanna. En un principio podemos entender que Samuel es descendiente de Titus pero Atticus recuerda a su madre hablando de un antepasado que escapó de la mansión en llamas de su amo mientras estaba embarazada, con lo cual podemos concluir que Atticus es descendiente de Titus y la llave para abrir el portal al Edén. Pero a Atticus no le interesa abrir ningún portal, solo quiere rescatar a su padre y volver a su ciudad, pero se verá obligado a hacerlo.

Hanna, la esclava que consiguió escapar del incendio de la mansión.

Ciencia ficción y cine clase B

Con referencias a la literatura de ciencia ficción como La casa en el Confín de la Tierra de W. H. Hogson u otros de la biblioteca Lovecraft como El Necromicón, la serie sigue haciendo un maravilloso mix de todos los conflictos sociales y raciales de la época con la imaginería fantástica.

La mano de J.J. Abrams se hace más fuerte ya que agrega algunos nuevos eventos sobrenaturales que ayudan a construir el mundo Braithwhite y los exponen a ellos y a la Orden como villanos. El homenaje al cine Clase B también se hace presente con menciones a los perros del infierno, una serpiente saliendo de una entrepierna, un líder ofreciendo partes de su cuerpo para que coman los integrantes de la logia o escenas como en la que Christina ayuda a una vaca a dar a luz a uno de los monstruos vampiros, donde vemos a la chica sosteniendo como si fuera un bebe a esta criatura parecida a un gusano asqueroso.

Como en el primer capítulo combina música contemporánea con canciones de la época. Marilyn Manson con Killer Strangers (conocida por John Wick), The Jeffersons, NIna Simone y Leon Bridges conviven sin ponerse colorados haciendo una mezcla fabulosa que deleitará a los amantes de todos los géneros musicales. Así como el relato de Whitey on the moon de Gil Scott-Heron que da nombre al capítulo, como una referencia a la realidad del pueblo afroamericano que, mientras el hombre blanco buscaba llegar a la luna, ellos vivían sumidos en la pobreza económica, aplicada perfecta en el instante que Samuel usa a Atticus para llegar al Edén.

En esta segunda entrega, Lovecraft Country es una exploración alucinógena de los efectos duraderos de la memoria y la carga del trauma familiar heredado. Un capítulo donde Atticus descubrirá la verdad detrás de su nacimiento secreto y aparecerá un mundo secreto que opera justo debajo del mundo que ha conocido toda su vida. Otro episodio plagado de nuevas tradiciones para empaparse, emociones que sentir y eventos sobrenaturales. Sin estar a la altura de su antecesor esta segunda entrega es una profundización del fantástico y tenebroso mundo que se nos había anunciado en los momentos finales del primer capítulo que deja las expectativas muy altas para seguir conociendo el mágico universo de H. P . Lovecraft

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *