«Palm Springs» de Max Barbakow. Crítica.

Uno de las sorpresas del año llega a Hulu. La ópera prima seleccionada para el Festival Sundance 2020 protagonizada por el carismático Andy Samberg.

Andy Samberg y Cristin Milioti se lucen en una ópera prima seleccionada para el Festival Sundance 2020.

Terminó «Dark» y sus viajes en el tiempo, disfrutamos de «Ant-Man» y «Avengers: Endgame», con sus paseos cuánticos, más allá en el tiempo la maravillosa trilogía de «Volver al Futuro». Pero es la clásica comedia el «Día de la Marmota» la que nos insertó en el universo de las elipsis temporales, donde una persona se despierta siempre en el mismo día y los hechos se suceden de la misma manera de forma infinita. En el 2017, la productora de cine de terror Blumhouse tomó el mismo concepto para las entretenidas películas de terror «Feliz día de tu muerte» y su secuela en el 2019, aunque, para ser sinceros, de terror tenía poco y terminaron en una parodia del género.

Ahora vuelve la comedia romántica para abordar el tema cuando nos encontremos con un aventurero y torpe Nyles (Andy Samberg). El joven se encuentra en, según sus palabras, «una de esas situaciones de bucle de tiempo infinito». Se despierta siempre el mismo día repitiendo, una y otra vez los sucesos. Incluso si se muere se despierta en el mismo día, pero es el único, con lo cual se adaptó a vivir así. Cuando lo conocemos, él ya ha vivido cientos o miles de iteraciones del día, lo que explica lo poco que le importa impresionar a otros huéspedes de la boda de una pareja de amigos de su novia. Se viste para el evento con pantalones cortos y camisa de Bermudas, abre latas de cerveza durante la ceremonia y se acerca casualmente para brindar por los recién casados. Una de las damas de honor es la hermana de la novia Sarah (Cristin Milioti), quien trata de dar un discurso en honor a la pareja pero está demasiado borracha para hacerlo. Ese día, luego de hacer algunos movimientos suaves en la pista de baile, Nyles se abalanza sobre Sarah y la convence de escabullirse a las colinas, algo que quizás haya repetido otras veces.

A la mañana siguiente, cuando Nyles se despierta de la misma manera que lo ha hecho innumerables veces, Sarah está teniendo la misma experiencia en otra habitación. Ahora también está atrapada en este día y (como se explicará más adelante en la película), tiene muchas más razones para temer el día de la boda que él. Está furiosa con Nyles, quien finalmente calma las cosas lo suficiente como para explicar que él ya ha intentado todas las formas posibles para terminar con este fenómeno. «No tenemos otra opción», le asegura, pero «aprender a sufrir la existencia».

La premisa principal de ambos, es «hagamos todo lo tonto y potencialmente mortal que podamos imaginar», y así será. Incluso hasta ser capaz de arruinar de innumerables formas el día perfecto y especial de una pareja joven, hasta arruinar una infidelidad de la novia de Nyles. Pelearse con los bravos texanos, jugar a chocarse de frente un camión, siempre con la cerveza y el alcohol como herramienta para garantizar la diversión. Gracias a un gran montaje el film se ve potenciado al máximo, en sintonía con un guión que ofrece algunos trucos realmente novedosos incluso antes de imaginar las innumerables formas en la que la joven pareja decide divertirse para que cada día sea diferente a pesar de lo reiterativo de la situación

Quienes siguen su carrera, saben que la sola presencia de Andy Samberg es garantía de diversión. El carismático comediante ya nos ha entregado destacadas comedias en otras ocasiones, comenzando con la clásica serie «Brooklyn Nine-Nine, siguiendo con «Hot Rod», pasando por la parodia musical «Popstars: Never Stop Never Stopping» hasta el especial de HBO sobre la final de tenis más larga de la historia «7 días en el infierno» con Kit Harrington, y tantas otras más que lo ubican en un lugar de privilegio dentro de la comedia norteamericana. Pero para que la comedia funcione solo no puede, y es ahí donde aparece la sorpresa principal: la presencia de Andy Samberg queda en segundo plano, ya que es Cristin Milioti quien sobresale en el papel de una Sarah que se preocupa en principio por la situación, se amolda y elige divertirse luego pero que al final querrá salir de esa zona de confort a la que Nyles la arrastró. La química entre ambos es instantánea, pero ella brilla, sobre todo en los momentos donde ambos comienzan a disfrutar de la situación hasta llegar al punto de enamorarse.

«Palm Springs» es una gran sorpresa dentro de un año difícil. Una comedia romántica original, que evita cae en los lugares comunes del género, a la vez que se ve potenciada por la química existente entre la dupla principal. Un film que reflexiona, siempre en tono de comedia, sobre la rutina, sobre las relaciones y sobre las culpas por hechos del pasado; con las elipsis temporales y los bucles infinitos tan en boga durante esta cuarentena donde todos los días parecen ser iguales, una y otra vez.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *