Proyecto Power de Henry Joost y Ariel Schulman

En el día de hoy se produjo uno de estrenos más esperados de Netflix, el film protagonizado por Jamie Foxx y Joseph Gordon-Levitt.

El trío protagonista en el nuevo film de acción de Netflix.

En las calles de Nueva Orleans, se rumorea que hay una pastilla que libera los superpoderes que tiene cada persona. ¿Dónde está la trampa? Hasta que no la ingieres, no sabes qué va a pasar. Hay quien se vuelve invisible, superfuerte o a prueba de balas, mientras que otros tienen una reacción más virulenta. Tras la llegada de la pastilla, la delincuencia se dispara en la ciudad. Jamie Foxx es Art, un ex soldado que recorre la ciudad en busca de su hija, secuestrada por los narcos. Joseph Gordon-Levitt es Frank, un policía que se dedica a detener a traficantes del narcomenudeo y a adictos a droga y Dominic Fishback es Robin, una joven traficante que trata de juntar dinero para los medicamentos de su madre y para lograr su sueño de ser rapera. Los tres juntos intentarán desenmascarar como funciona una red de narcotraficantes que operan en complicidad con la policia local.

El film venía anunciado con bombos y platillos por la plataforma. La presencia de un ganador de un Óscar, como Jamie Foxx y de un actor de la talla de Joseph Gordon-Levitt, ya bastaba para esperar con ansias este estreno. Pero cuando las expectativas son muchas, el golpe es más duro cuando lo que está en pantalla no es lo que esperábamos. El guión sonaba interesante, aunque repetido, una droga que otorga superpoderes por cinco minutos, pero que el mismo era distinto en quien la ingiere. Lo que nos daba la posibilidad de experimentar una variedad de poderes de manera infinita, algo similar a lo que podíamos ver en X-Men (¿Cuántas veces nos hemos preguntado al ver las cintas de Charles Xavier y Magnetto que poder nos gustaría tener?). Todo ese universo posible quedó en veremos, solo un par de momentos interesantes donde se puede ver un joven que adquiere el poder de camuflarse con su entorno y así evitar ser visto u otro que desarrolla una especie de espadas que salen de sus extremidades como Wolverine.

En cuanto a la historia, en un principio resulta interesante cuando se enfoca en la vida de Robin, quien tiene el superpoder oculto de la palabras y las rimas del rap, pero que no se anima a explotarlo. Sin embargo, a la mitad de la película todo ese costado interesante lo tira por la borda cuando se vuelca a complacer a los fanáticos de la acción. Y en ese rubro no presenta nada nuevo en las escenas o algo destacable en la parte técnica, como si sucedía Extraction, la otra producción de Netflix, que nos regalaba un plano secuencia maravilloso de doce minutos por las calles de la India o The Old Guard, cuyo fuerte era la presentación de un universo de inmortales que resultaba interesante y terminaba dando indicios de que lo mejor está por venir. Acá ni eso, todo está construido de manera confusa, con escenas de pelea pobres y sin ningún tipo de impacto visual, más allá de alguna escena que roza lo gore.

Proyecto Power era un «proyecto» ambicioso y se transformó en una oportunidad desperdiciada. Dos grandes actores desaprovechados en un híbrido, sin alma, que poco logra transmitir, donde las actuaciones, salvo el personaje de Robin, parecen poco comprometidas con el film. ¿Que arriesgarías por cinco minutos de poder absoluto? pregunta Netflx para promocionar la película. ¿Quién arriesgaría dos horas de su vida para ver un producto insulso, confuso y decepcionante?. Yo lo hice pensando que vería algo divertido pero termino escribiendo para advertirles que no arriesguen su valioso tiempo.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *