Succession Temporada 3: Capítulo Final.

Este domingo la serie más importante de HBO nos entregó uno de los finales mas calientes del año y dejó a todo el público desesperado por ver como seguirá la historia de la familia Roy (contiene Spoilers).

Los Roy nos volvieron a sorprender con una temporada a pura rosca financiera y traiciones familiares.

Durante toda la tercera temporada la familia Roy nos entregó momentos incómodos, fiel a su clima imperante en las dos primeras temporadas. Este año estaba potenciado por la sorpresiva decisión de Kendall Roy (Jeremy Strong) de denunciar los casos de tratas que se sucedían en los cruceros del conglomerado Waystar Royco, razón por la cual se recrudeció la batalla con su padre Logan Roy (Brian Cox),una conflictiva relación que en esta temporada tuvo sus puntos más altos de tensión (si en la primera y segunda temporada hubo tensión en esta, cada encuentro entre ellos se tornó insoportable).

Luego del octavo capítulo donde las negociaciones con la nueva empresa tecnológica GoJo y su jefe, Lukas Matsson (Alexander Skarsgård) parecían ubicar a Roman Roy (Kieran Culkin) en la más alta consideración de su padre y que por un error involuntario que denotó una situación de acoso sexual del hijo menor que podría tener consecuencias para Waystar Royco (Román intentó enviarle una foto de su pene a Gerri y se lo mandó al padre). Mientras tanto, la depresión de Kendall llegó a su punto más peligroso cuando, en estado de ebriedad, se desploma de su flotador hacia las profundidades del agua de la piscina.

El noveno capítulo arranca con un resumen de los hijos Roy durante toda la tercera temporada: todos, salvo Kendall, jugando al Monopoly en la mansión de Logan, quien se encuentra contándole cuentos infantiles a sus nietos. Román bromea sobre el futuro ¿casamiento? de Connor (Alan Ruck), el hijo «mayor», con Willa (Justine Lupe), Tom (Matthew Macfadyen), el esposo de Shiv, consigue una tarjeta más para escapar de la cárcel (recordemos que el arco narrativo del personaje giró en gran parte sobre la posibilidad de ir a prisión, luego de ofrecerse como carne de cañón ante las denuncias) y con Shiv (Sarah Snook) apropiándose de todas sus pertenencias luego de que se retirará del juego para atender negocios de la empresa. La llegada de un recuperado Kendall a buscar a sus hijos interrumpe el juego pero lo que cambia la dinámica familiar es la reunión de urgencia que Logan debe tener con Lukas Mattson, luego de plantearse cambios en las condiciones contractuales que fusionarían las empresas GoJo y Waystar Royco. La nota de color es que el patriarca decide ir acompañado solo por Román, elemento clave en la negociación, excluyendo a Shiv de la misma.

Luego de la reunión donde GoJo propone quedarse con todo el paquete accionario de Waystar Royco y cuya respuesta de Logan no fue una negativa total, el casamiento de la madre de los hermanos Roy se lleva toda la atención, pero con Shiv y Román sospechando sobre que decisión tomará su padre. Mientras Kendall quebrado anímicamente, está ausente de lo que sucede a su alrededor, como un zombie se pasea por la mansión de Toscana. Rumores de una posible venta de la empresa a Waystar Royco comienzan a llegar a oídos de Shiv y Román, que hará necesario un cónclave entre los tres hermanos, con Connor, siempre al margen de todo lo relacionado con la empresa, mucho más ahora que Willa aceptó su propuesta de casamiento.

Desesperados, Shiv y Román deciden acudir a Kendall para que los ayude a evitar la venta de la empresa por parte de su padre. Pero la negativa de este a inmiscuirse nuevamente en los asuntos de la empresa llevará a una catársis de Kendall donde confesará haber participado en el accidente del mesero en el casamiento de Shiv en la primera temporada, lo que derivará en uno de los mejores momentos de la serie: los tres unidos reflexionando sobre la culpabilidad de Kendall, sobre como ese hecho lo destruyó y humilló (más de una vez Kendall dice: «No estoy aquí, algo están mal en mi») Momento de lucimiento personal de Jeremy Strong, donde la angustia del personaje contrasta con los tímidos gestos de cariño de Shiv y Román, ante la dolorosa declaración. Pero la mirada fría y los ácidos comentarios de Román sobre el hecho, hacen que Kendall pueda mirar el hecho con otros ojos y así salir de su congoja. («¿Quién es la víctima acá?, ¿el mesero o yo que durante el casamiento esperé 45 minutos por un Gin Tonic?» bromea Román).

El as en la manga con el que cuentan los hermanos para evitar la venta de Waystar Royco es el acuerdo de divorcio hecho por su madre con Logan. Ellos se dirigirán hacia el punto donde se está concretando la venta pero no contarán con que Logan será puesto de preaviso por alguien capaz de traicionar hasta su propia esposa para escalar dentro de la empresa: Tom, quien, junto a su compinche Greg (Nicholas Braun), ahora su perro de ataque (el Gregweiller). Gracias a eso Logan modificará el acuerdo con su ex esposa y podrá tener plena decisión sobre la venta, no sin antes darle la chance de que sus hijos depongan en su actitud de aliarse contra él. Una jugada maestra que deja a los hijos devastados, teniendo que afrontar «la vida real», como su padre les responde.

De esta manera se cierra la tercera temporada de Succession, la serie del momento, cuyo crecimiento evidenciado a medida que avanzan los capítulos ya la ubica entre las mejores de la historia. Durante los nueve episodios, la historia de la familia Roy nuevamente nos entregó momentos antológicos como la delirante fiesta de cumpleaños de Kendall, la tenso reunión de este y Logan, (la primera luego de la denuncia) con el inversionista Josh Aaronson (Adrien Brody), donde los Roy por primera vez se encuentran a merced de otro para tener el control de la empresa; o el capítulo donde deciden el próximo candidato a presidente del Partido Republicano. Pero lo más importante sucedió este domingo, un capítulo que nos anticipó lo que estaba por venir desde su inicio: mientras los hijos jugaban un juego de mesa que simboliza el mundo de las finanzas, el viejo Logan se encontraba armando su propio juego, dejando a todos sus hijos sin nada.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *