Tengo Miedo Torero de Rodrigo Sepúlveda. Crítica.

El jueves 15 y el sábado 17 de octubre con acceso libre por CineAr TV y a partir del viernes de manera gratuita en la plataforma streaming CineAr Play, se estrena la película chilena protagonizada por Alfredo Castro.

Alfredo Castro se vuelve a lucir en Tengo Miedo Torero

La Loca del Frente (Alfredo Castro), es una vieja travesti que se dedica a bordar manteles para esposas de militares y vive en una empobrecida casa de Santiago. Una noche debe escapar de un club nocturno allanado por Carabineros de Chile en pleno show, asesinando a algunas de sus asistentes travestis ahí presente. En plena fuga conoce al joven Carlos (Leonardo Ortizgris), un guerrillero mexicano del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, quien la protegerá de la vista de las fuerzas de seguridad.

Con el pasar de los días, la relación entre ambos empieza a cambiar de un encuentro fortuito, a ser amigos cercanos, pero con La Loca coqueteándole cada vez que puede. Con tal de seguir viendo a su “príncipe”, empieza a cumplirle favores que terminarán vinculándola con la planificación del Frente Patriótico para asesinar a Pinochet.

Ambientada en 1986, a solo un año de terremoto de Santiago de 1985, el film no solo cuenta el despertar político, también se transforma en un grito de dolor para nada simplista de una persona trans en un ambiente peligroso. Por que La Loca es consciente de la política, pero no está involucrada, aunque tiene claro que no importa si son los fascistas o los comunistas a cargo, ella siempre será considerada escoria. Su naturaleza sin complejos y su conciencia de dónde encaja en la sociedad se transmiten con tanta delicadeza que cuando realiza un acto de resistencia, su valentía es tan potente como natural..

Apoyado en el lucimiento personal y la versatilidad de Alfredo Castro interpretando a La Loca de Enfrente, recorre una historia de amor platónico en medio de la resistencia, Pero también es un reflejo de la soledad, que no solo acompaña a la protagonista también a Carlos, quien encuentraa en un refugio de contención ante tanto desarraigo. Pero que también acompaña al joven, que encuentra en ella una especie de fuga en medio de tanto conflicto social y político. La música y la puesta en escena hace el resto, desde Lola Flores pasando por Diego El CIgala, terminando con Pedro Aznar, la excelsa banda sonora se conjuga con imágenes en sintonía con la vida interior y exterior.

Basada en la innovadora novela del ícono queer Pedro Lemebel, el film no es uno más de la mayoría de los dramas internacionales con temática gay. Con tintes de surrealismo italiano, Tengo Miedo Torero es un melancólico relato sobre la discriminación y el desarraigo. Una experiencia fascinante sobre dos seres en la búsqueda de un refugio de paz en medio de una Chile, víctima de un opresivo clima político y social.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *