The Kid Detective de Evan Morgan. Crítica.

En HBO y HBO Go se estrenó la ópera prima canadiense protagonizada por Adam Brody y Sophie Nélisse, una de las agradables sorpresas de este año.

Sophie Nélisse y Adam Brody protagonizan esta oscura comedia detectivesca

Cuando un cineasta intenta mezclar tonos contrastantes, el resultado a menudo termina convirtiéndose en un lío incongruente. Sin embargo, con habilidad y un guión bien construido, una historia puede cambiar entre el género y el estado de ánimo con simplicidad. Es lo que sucede con The Kid Detective, el film Escrito y dirigido por Evan Morgan, que logra combinar de manera excelente el drama y la comedia hasta descender eficientemente hacia su oscura culminación.

Abe Applebaum (Adam Brody) es un detective privado de 31 años en los suburbios del siglo XXI a quien los días de gloria han quedado en el pasado. Cuando tenía 13 años, Abe era un joven detective que podía resolver cualquier caso que le presentaran los miembros de su pintoresco pueblo. Pero luego, su secretaria inocente y tragadora de refrescos desapareció repentinamente, y su incapacidad para identificar al culpable decepcionó a todos, destruyendo su sentido de autoestima y empuje. Así, poco a poco se convirtió en el millennial más holgazán que es hoy.

Pero la película comienza en serio cuando se presenta una oportunidad de redención: un día, una adolescente rubia, interpretada por Sophie Nélisse (La Ladrona de Libros) contrata a Abe para averiguar quién asesinó a su novio; finalmente, alguien que confía en él para resolver algo más complejo, más «adulto», un asesinato. Algo que no sea, ”De donde podría haber escapado el gato perdido de una dama».

En todos los distintos aspectos sobre los que se apoya el film, es Adam Brody el eje principal sobre el que gira. Su sincronización para interpretar a un hombre afligido que se aferra al borde de una vida pasada con su faceta cómica es excelente, al igual que las muestras de emoción que se requieren en ciertos intervalos. Un personaje cuya mutación cámica-dramática encuentra su momento cúspide en la catártica toma final, absolutamente increíble y conmovedora.

Otros de los aspectos positivos que se encuentran se basan en el guión. El creador ha estructurado una soberbia historia y la ha dirigido con la clara visión que se merecía. Reflejando las fases tonales de la imagen, las imágenes son las representaciones perfectas del trauma y la depresión abordados en el guión, lo que hace del film un neo-noir cuidadosamente elaborado que cambia de tono con una facilidad impresionante.

En The Kid Detective cada movimiento de la narrativa es fluido y se convierte en un ejemplo de cómo controlar con precisión las emociones y expectativas del espectador. Un film que juguetea con la comedia ligera en un principio pero que finalmente pasa a una comedia negra, con un final cimentado en una situación dramática y oscura, más severa e impactante de lo que solemos encontrar en la mayoría de los thrillers.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *