Tontos de Amor de Chandra Liow. Crítica.

En el día de ayer se estrenó en Netflix, la comedia indonesa que se burla de los novios dominados esclavos del amor.

Jovial da Lopez, Chandra Liow, Andovi da Lopez y Tommy Limmm protagonizan Tontos de amor por Netflix

Bueno, no se si está bien o está mal, pero estoy a punto de declararme fanático del cine indonés. No es que sean obras majestuosas, pero logra captar mi atención siempre. Empezando por el cine de acción con directores como Gareth Evans, quien nos trajo la maravillosa saga de The Raid, pasando por Timo Tjahjanto, responsable de Headshot y de The NIght come Us. También el género de terror tiene sus exponentes con las películas de Ricky Soraya, con Suzzana: Enterrada VIva o El Tercer Ojo, un terror distinto, casi caricaturesco, que roza lo bizarro pero sumamente divertido. Ahora llegó el turno de darle la chance a la comedia indonesa con Tontos de Amor (Bucin en indonés)

El film se encuentra en Netflix desde el 18 de septiembre de 2020 y se centra en la historia de cuatro amigos que se comportan como esclavos del amor, también conocido como dominadosJuntos deciden tomar la clase anti-dominado para tener una historia de amor más madura. Andovi da Lopez, que siempre se somete a los deseos de su novia, Tommy Limmm que renuncia a sus deseos por el bien de su prometida, y Jovial da Lopez, que se está cansando de su historia de amor. El cuarto es Chandra Liow que en realidad es solo una persona, ya que está soltero.

La clase está dirigida por una psicóloga llamada Vania quien tiene un método bastante extremo para superar su nivel de dominado. Empezando por dejarlos sedados, a estar encerrado en una habitación. sin poder atender el celular a sus parejas La historia de amor de cada uno de estos chicos irá empeorando, a punto de caer en una crisis terminal, pero también la amistad entre los cuatro comienza a ser tenue por unirse a la clase.

Chandra Liow (un reconocido Youtuber indonés) dirige su primera película y logra captar bien la situación de las personas dominadas en el mundo real y cómo impacta en sus parientes más cercanos. Más allá de algunas escenas que no parecen demasiado importantes para mostrar, afortunadamente aborda de manera natural la trama más madura, que es la relación entre Jovial y su novia, la que se ve ayudada por un giro inesperado de la trama que se encuentra al final, que hace un poco de ruido pero que al final de cuentas sirve para ser aplicada a la problemática de la pareja en cuestión. 

Las otras dos parejas están apuntadas al extremo de los absurdo. Tommy, quien está a punto de casarse, es quien arroja los mejores momentos de comedia, ya desde el aspecto físico y sus expresiones exageradas en ese cuchicheo infantil con su pareja, juegan al límite de tornarse insoportable pero sabe frenar a tiempo, dándoles un final más adecuado a esa relación. Distinto pasa con Andovi, quien, a simple vista parece ser el más dominado de todos, un personaje extremo pero quien primero asume su problema ante sus amigos.

El comportamiento ridículo de de los cuatro tienen muchos momentos que son divertidos y sus habilidades exageradas, que rozan lo caricaturesco funcionan de acuerdo a la predisposición con la que uno afronte la película. Si uno se deja llevar por las emociones, dejando los prejuicios de lado, sabiendo que no va a ver una comedia inglesa de Frank Oz, sino algo que se acerca más a una parodia humorística de una relación de pareja, seguramente lo disfrutará más.

Tontos de amor lleva la clásica historia del novio dominado a lo disparatado e irracional. Se burla de ellos, bordeando lo tolerable para el espectador, aportando un halo de inocencia adolescente que divierte por momentos, pero que en otros diremos: «¡¿Que estoy viendo?!» y nos indignaremos, pero así y todo no podemos dejar de verla, dejándonos con una sensación final de haber pasado un buen rato, que parece ser la premisa principal. Por eso, si me preguntan a mi, sigo apostando por el cine indonés y la próxima comedia, les guste o no a ustedes, este humilde servidor la va a esperar con los brazos abiertos.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *