Crítica de Over The Moon: Belleza visual e historia conocida

Space Dog | Over the Moon Wiki | Fandom

La película animada de Netflix, una de las nominadas al Oscar, bebe directamente de la tradicional fórmula de Disney para estructurar un relato efectivo pero genérico.

Over The Moon, película de animación dirigida por Glen Keane, producida por Gennie Rim y Peilinn Chou y escrita por Audrey Wells, se basa en la leyenda china de la diosa de la luna, Chang´e, una de las más populares historias del mundo oriental y que consta de diversas versiones. En este caso se nos cuenta que la deidad lunar llegó a ese trono tras tomar el elíxir de la vida eterna. Tras esa acción fue separado de su amado, Houyi, a quien lleva una eternidad esperando que llegue a la luna.

Esa es la historia que le es narrada de boca de su madre a la protagonista, una pequeña niña que crece junto a sus padres escuchando sobre Chang´e e imaginando cómo sería su vida en la luna. A los pocos minutos de empezado el film su madre muere y desde ese momento el eje central de la película pasa a ser cómo sobrellevar la pérdida, los efectos que tiene una situación de esas en las personas, el deseo de que nada cambie, las corazas que nos ponemos para seguir adelante y el asilamiento y soledad que pueden causar tanto el miedo como el anhelo constante de un pasado que no volverá.

Es en los tópicos que aborda, y en la forma en cómo lo hace, donde Over The Moon bebe si disimulo de la fórmula que Disney ha sabido explotar durante décadas en el mundo de la animación. No pasará mucho tiempo para que quien esté visionando el film sienta aquello que ve como familiar, como una historia que ya experimentó, y eso se debe a que el director, Glen Keane, es un histórico de la factoría del ratón, siendo el cerebro de clásicos atemporales como Aladín y La bella y la bestia. Sin ir más lejos, no es difícil establecer puntos de contacto entre la estructura de esta película y otras como Coco o incluso la misma Soul, con quien competirá en los Oscar.

Tras la muerte de su madre, la cinta nos lleva cuatro años adelante en la vida de Fei Fei. Su padre conoció a una mujer y quiere integrarla a la familia que él conforma en soledad con Fei Fei . La resistencia de la protagonista del film a aceptar algo que desde su óptica es una traición a la memoria de su mamá la llevará a idear un plan: viajar a la luna y demostrarle a su papá que la diosa Chang´e existe, y que si ella lleva miles de años esperando para reencontrarse con su amado él debería hacer lo mismo.

Una vez en la luna, Fei Fei se encontrará con su admirada diosa, pero en una versión muy diferente a la que su madre le contaba cuando era chica. Tras una presentación a toda orquesta (la película es un musical), Chang´e le encomienda a la joven una misión. Si la cumple con éxito recibirá a cambio una foto de la diosa para probarle a su padre la existencia de la misma.

El paralelo entre la tragedia personal de Chang´e y la de Fei Fei será el motor durante toda la estadía de la protagonista en la luna. La tragedia y cómo afrontar la misma también fue el propulsor del guion, ya que su escrita, Audrey Wells, enfrentaba por aquel entonces una enfermedad terminal y quiso dejarle a su familia una especie de testamento respecto a cómo esperaba ella que siguieran adelante con sus vidas.

Over The Moon es un film emotivo ,bien logrado, de una belleza visual impactante y a la vez genérico. Nada en su historia sorprenderá o aportará algo que no se haya visto antes en películas de la competencia directa de Netflix, por lo que puede alguien preguntarse si intentar copiar a Disney en lo que mejor hace sea una estrategia correcta. Pero, más allá de lo inherente a la guerra de streaming entre las dos compañías, la película es una buena producción, recomendable y que no por ser conocida pierde su emotividad, ya que al fin y al cabo los temas que toca también son atemporales.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *