Demonic de Neil Blomkamp.

Se estrenó on line, la nueva película del director sudafricano donde los límites de la realidad se distorsionan hasta confundirse y las nuevas tecnologías invocarán demonios reales a partir de un conflicto madre-hija.

Carly Pope protagonizan la nueva película de Neil Blomkamp.

La irrupción del Neill Blomkamp en el 2009 fue una bocanada de aire fresco para el género de ciencia ficción. La aparición de District 9 no solo funcionaba como un relato de fantasía sobre alienígenas invasores, también eran un profundo relato que donde temas de racismo y la xenofobia son presentadas, en forma de especismo, que el pueblo sudáfricano le aplica a los alienígenas. A la ópera prima del director sudafricano, le precedieron dos películas que no estuvieron a la altura pero que igual tuvieron su encanto: Elysium, un relato ambientado en un futuro lejano en el que una Tierra superpoblada tiene graves problemas de masificación, contaminación y las clases más pudientes viven en aisladas en un hábitat espacial; y Chappie, sobre un robot policía cuyo software es modificado por una banda de delincuentes y empieza a cometer ilícitos con ellos, film que cuenta con una atractiva estética apocalíptica y la presencia del grupo rap-wave sudafricano Die Antword.

Luego de esa trilogía de ciencia ficción, llega Demonic, el que hasta acá puede ser considerado su largometraje menos entretenido hasta la fecha. No por que el filme no tenga ideas interesantes, como fueron en su momento Elysium o Chappie; aquí el director vuelve a utilizar conceptos sobre el uso de la tecnología dentro del mundo de la ciencia ficción, pero a un nivel más desconcertante, en este caso llevado al plano del terror, pero que no llega a tener el impacto pretendido para un film del género. Blomkamp experimenta con la tecnología de captura volumétrica, que crea la imagen de realidad virtual con cámaras, no con auriculares y luego colocarse en un espacio animado, suena interesante, pero dicho experimento no termina de ayudar al relato o la historia y tampoco es mostrado de forma espectacular.

La historia sigue a una mujer llamada Carly (Carly Pope) que entra en la mente de su madre en coma, Angela (Nathalie Boltt), quien tiene un historial increíblemente violento de daño a otros y a ella misma. Una nueva entidad científica turbia llamada Therapol ha estado trabajando con Angela y trazando un mapa de su mente. Aun así, necesitan que Carly viaje a través de los paisajes que se construyen a partir de recuerdos reprimidos para encontrar al demonio real que está dentro de Angela. 

Al igual que en District 9 y Chappie, Blomkamp vuelve a jugar con la idea de la conciencia humana, planteada en la mente torturada de Angela, ideas representadas con paisajes de amplios colores que parecen reales y animados al mismo tiempo, mientras Carly deambula en ella. Así, explora las enfermedades mentales de una persona, de una manera ​​superficial e intenta ser visceral como la subtrama que plantea que es el odio y el miedo que tiene la hija hacia su madre. El concepto del terror no aporta mucho; la idea de un demonio que posee almas no está explorada en profundidad, ni construida previamente, simplemente esta de relleno y solo funciona para llevar la idea a un plano que sonaba atractivo e interesante, pero que al final lo tiene como un mero recurso para alargar la agonía del relato.

Demonic se siente como una cinta experimental de Neil Blomkamp. Sale de la ciencia ficción y se sumerge en el terror, en una película con una intimidad que nunca había abordado el sudafricano, introduciendo una mirada nueva a las sagradas películas de posesión. Nos habla sobre la falibilidad de la ciencia médica frente a lo sobrenatural como de la angustia católica con un elenco minúsculo de 10 personas y un puñado de efectos visuales bien colocados. Aunque un poco extensa en su duración, tiene conceptos novedosos, en sintonía con la filmografía de un director que toma riesgos, algo digno de aplaudir, por más que los resultados no sean del todo satisfactorios.  

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *