Errante Corazón de Leonardo Brzezicki

Se estrenó en HBO y HBO Max, la nueva película del director de Noche, protagonizada por Leo Sbaraglia y Miranda De La Serna.

Miranda De La Serna y Leo Sbaraglia protagonizan Errante Corazón.

Hay películas en la que la actuación de su protagonista muchas veces superan el concepto principal del relato. Guiones que, por más bueno que sean, se ven opacados por la composición de su intérprete, tan potente que uno no se imagina ese papel el otro actor. Aunque esté secundada por una sorprendente actuación de Miranda De La Serna, algo de eso sucede con Errante Corazón, protagonizada por un grandioso Leo Sbaraglia.

El experimentado actor se pone en la piel de Santiago, un padre soltero, quebrado emocionalmente que está totalmente a la deriva en su vida personal luego de una ruptura. El único refugio seguro que encuentra en la relación estrecha y emotiva que mantiene con Laila su hija adolescente (Miranda de la Serna). Luego de largas borracheras nocturnas con orgías incluidas, Santiago sufre encontronazos con ella, pero el fuerte vínculo, intenso en sus peleas como en el amor que se tiene, hace que la unión no se rompa. Aunque este protagonice escándalos en la quinta de su ex, delante de hija y madre, ellos siguen juntos. Esa unión llega al punto tal que la aparición de la madre de Laila, luego de tres años de no saber nada de ella, haga que ambos viajen a Río de Janeiro. Porque Santiago hay algo que no se banca, es la soledad y la tristeza.

Con una cámara siempre posada sobre Santiago, el film nos lleva por caminos inesperados en la vida del intenso personaje. Abusando de drogas, de alcohol, siempre vive expuesto a salir lastimado. En su búsqueda de felicidad, se vincula rápidamente en busca de ser amado pero siempre sale herido. Toda la angustia se potencia cuando Laila amenaza a separarse de su padre, ya sea para ir a visitar a su madre o para irse a vivir con su novio, ella es el sostén emocional que le permite a Santiago no desbarrancar.

Leonardo Brzezicki se apoya en Sbaraglia para construir un recorrida por la emociones de Santiago. La depresión, la ansiedad, el amor y la intensidad con las que vive cada una de las situaciones muestran en el el personaje ciertos rasgos de bipolaridad, o simplemente a alguien que no sabe conectarse con el duelo por una relación terminada. Nadie puede negar que es un ser profundamente amoroso para vivir los vínculos personales; no solo con su ex pareja o su hija, sino en sus encuentros ocasionales; ya sea un viejo amigo de la vida (Ivan González) o con un turista chileno con el que pasa solo una noche de fiesta. El actor pone el cuerpo en cada escena una de esas escenas y se anima a todo; es capaz de mostrarse totalmente desnudo y cantar a los gritos Careless Whisper de George Michael hasta mezclarse entre besos y abrazos con una pareja homosexual brasilera.

Como el nombre del film lo dice, la película es un viaje de un alma en pena en busca de ser amado. Es un relato intenso, frenético y deseperante, Leo Sbaraglia logra meternos en la piel del personaje para hacernos sentir su angustia y su dolor. Haciendo que Errante Corazón se transforme en un film gritón y algo ampuloso, ideal para el despliegue de histrionismos, que alterna situaciones genuinamente emotivas con golpes de efecto melodramáticos.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *