Historia de lo Oculto de Cristian Ponce. Crítica.

Dentro de la Competencia Argentina del 35º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata se presentó la ópera de prima del creador de La Frecuencia Kirlian y la serie web Un Año Sin Televisión.

Un empresario oculto bajo el manto de ciudadano común para ser presidente, una campaña política financiada por una gran corporación, empresas multinacionales que pagan pauta publicitaria para financiar contenidos periodísticos en contra del mandatario y un programa político levantado del aire por la quita de pauta publicitaria a raíz presiones políticas. Con todos elementos que tienen anclaje en una realidad mundial actual, Cristian Ponce construye un relato en forma de parodia sobre una Buenos Aires alternativa donde las teorías conspirativas se hacen presentes para destejer redes ocultas que operan sobre la política y manipulan a la opinión pública.

Estamos en los años ’80, el programa “60 Minutos Antes de la Medianoche”, conducido por Alfredo (Hernán Ostrofky) está a punto de realizar su última emisión. Las presiones políticas obligan al canal a que sea levantado del la grilla. Pero no se irá así nomas, el conductor anuncia que durante el transcurso del mismo se va a revelar la verdad sobre las vinculaciones del Gobierno con fuerzas oscuras relacionadas con la brujería, magia negra y cultos satánicos. Los encargados de la producción y de revelar lo oculto son tres periodistas que estuvieron encerrados en “las granjas” de la corporación Kingdom Corpory. Desde la clandestinidad digitan los tiempos del programa y el material a revelar sobre Adrián Marcato (Germán Baudino), fundador de la compañía pero también amigo personal del presidente Velasco. Con estos condimentos y una estética casi noir, el film alterna el thriller psicológico con el terror, dentro de un formato de 4:3 que, en composición con su imagen casi en blanco y negro, están justificadas.

Planteada en el tiempo real que dura la última emisión del programa, con una casa y un pequeño estudio como únicas locaciones, complementa bien estas herramientas para transmitir el encierro en que se encuentran los protagonistas mientras tratan de develar lo oculto. Pero a medida que el film avance y se acerque a revelar los secretos, irá levantando temperatura como marca la pantalla de la televisión, en una especie de infantil juego “frío-caliente” en el cual, cada vez que uno se va acercando más a descubrir lo escondido el calor irá aumentando.

En el medio referencias a la cultura nacional: una acusación a una joven periodista de tener una relación de amantes con el viejo conductor del programa, utilizada como medio para ensuciar su carrera (Marziotta-Grondona); la mención al libro Las Cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez, antología de cuentos que se destaca por contar historias de ocultismos ambientadas en la marginalidad argentina; las Islas Malvinas como el atractivo turístico principal del país y la célebre Andrea Del Boca siendo utilizada como herramienta de temor al diablo al protagonizar El Exorcista.    

“Historia de lo Oculto” se sostiene en base a un ritmo dinámico y un suspenso marcado por la cuenta regresiva del televisor. Dentro de la competencia argentina, sorprende con su original forma de narrar los hechos y su singular estética caricaturesca, símil viñeta de comic en blanco y negro. Juega con referencias al satanismo y vínculos con el poder, pero gana en interés cuando se sumerge en indagar en delirantes teorías conspirativas, tan presentes en la escena mediática actual, donde predominan discursos con inexplicables sospechas a vacunas extranjeras y una evidente manipulación de la información con un marcado interés político.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *