Freaky de Christopher Landon Crítica.

Luego de presentarse y sorprender en SITGES, se estrena en cines la nueva película del director de Happy Death Day.

El siempre efectivo comediante Vince Vaughn se pone en la piel de Millie en Freaky

Parece que a Christopher Landon le gusta agarrar guiones de comedias clásicas y adaptarlas al género de terror. Sin perder la premisa principal de sacarnos una sonrisa, el director ya lo hizo con la divertida saga de Happy Death Day, donde recogía el concepto de El Día de la Marmota con Bill Murray y la adaptaba a la historia de una joven que era asesinada y despertaba siempre en el mismo día. Ahora toma la idea de intercambios de cuerpos, que tuvo su comienzo con clásicas comedias de Disney de los 70, como Freaky Friday con Jodie Foster y Bárbara Harris (tuvo su remake en los 90 con Jamie Lee Curtis y Lindsay Lohan), siendo repetida otras veces en distintas versiones como Like Father Like Son (1987), Viceversa (1988), The Hot Chick (2002), etc.

Esta vez la historia se centra en Millie (Kathryn Newton), una joven estudiante de secundaria que se encuentra pasando el duelo por la muerte de su padre un año atrás. Junto a su madre, aún sumida en la depresión, y su hermana policía, Charlene, tratan de sacar adelante el dolor por semejante pérdida. Mientras tanto, en la ciudad El Carnicero de Blissfield (Vince Vaughn) comienza a cometer los más atroces asesinatos. En uno de ellos se hace de una extraña daga, que será con la que atacará una noche a Millie, mientras espera en soledad que su madre la vaya a buscar (algo que nunca sucedió por los efectos del alcohol). A pesar de ser acuchillada ella sobrevivirá, pero por la noche se producirá el intercambio de cuerpo entre ambos que será permanente pasadas las 24 horas. 

El film se apoya en el humor corporal de Vince Vaughn, en su punto exacto, sin exagerar nada ni abusando en su interpretación de mujer metida dentro del cuerpo de un hombre, de la misma forma que Kathryn Newton lo hace a la viceversa. Pero ambos están muy bien secundados por los dos amigues de Millie, Nyla (Celeste O´Connor), la chica negra de los pantalones raros y Josh (Misha Osherovich), el prototipo de chico gay descarado, quienes tratarán de cazar al asesino metido en el cuerpo de Millie para cumplir el ritual que vuelva todo a la normalidad, con muchas situaciones que rozan lo absurdo que irán desde un apasionado beso entre «MIllie» hombre con su juvenil amor de la escuela hasta partir por la mitad a un profesor con una sierra eléctrica. Porque más allá de la parte humorística del film, no tiene ningún miedo en meterse en el terreno del gore para el disfrute de los amantes de las sangres y las vísceras.

El guión hace que el film no tenga baches, ni aburra en ningún momento. La carrera contrarreloj de los jóvenes acompañando a quien todo el pueblo reconoce como el asesino (el identikit de El Carnicero se encuentra en todas las paredes del pueblo), le aporta dinamismo al film y mantiene la tensión hasta al final, aunque de a ratos descomprime con gags humorísticos. Tiene algún coqueteo con el emponderamiento femenino, la lucha contra las masculinidades tóxicas y los estereotipos juveniles, así como también se anima a meterse con los abusos en manada, pero se hace cargo de que su premisa principal es entretener y lo logra con creces. Freaky forma parte del subgénero de comedia de terror que últimamente nos trajo muy buenos productos como The Babysitter y las citadas producciones anteriores de Christopher Landon, películas con mucho gore, situaciones bizarras e ingeniosos momentos de humor.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *