Here Are the Young Men de Eoin Macken. Crítica.

Disponible online, se estreno el drama juvenil irlandés co-protagonizada por la actriz «argentina» Anya Taylor-Joy.

Tres conocidas promesas juveniles protagonizan el film junto a Anya Taylor-Joy.

Hay un prejuicio previo que se cierne sobre Here Are the Young Men y que puede influir en el visionado: es otra película británica que describe las aventuras de un grupo de jóvenes amigos alimentadas por las drogas. Enseguida nos viene a la cabeza Trainspotting , el magistral golpe de Danny Boyle de 1996 que es difícil de quitar de nuestras cabezas hasta el día de hoy. Es una comparación muy fácil de hacer, pero afortunadamente, Here Are the Young Men hace más que suficiente para justificar no tener que vivir a la sombra del otro. Para los argentinos seguramente la diferencia será la presencia de la hipnótica Anya Taylor-Joy, en su más reciente trabajo luego de ganar el Globo de Oro por su papel en Gambito de Dama, cumpliendo con su palabra de intercalar proyectos independiente con producciones más populares.

En el film seguimos a tres adolescentes de Dublín: Matthew (Dean-Charles Chapman), el nihilista Rez (Ferdia Walsh-Peelo) y el trastornado Kearney (Finn Cole), quienes abandonan la escuela para lanzarse a un vacío social de alcohol y drogas, cayendo en impactantes actos de transgresión. El accidente mortal de una niña frente a sus ojos sacudirá su raid festivo juvenil, cambiando sus perspectivas de vida. Pero en los tres no repercutirá de la misma manera, cada uno reflexionará sobre el hecho a su antojo y los entredichos entre el trío conducirá a la relación por caminos inesperados.

Todo parece ir en una espiral descendente que la película definitivamente insinúa desde el principio, por lo que es una de esas películas en las que puedes preveer lo que va a suceder, pero su atractivo es ver exactamente cómo funciona todo hasta ese punto. Al compás de una música que puede parecer un poco discordante en algunos puntos, pero realmente se adapta a la naturaleza caótica de la narrativa. Algunas imágenes alucinantes y secuencias oscuras que te alteran la cabeza desde el principio, se mezclan con la particular la incapacidad de Matthew para sacar a Kearney de la cabeza a veces. Al igual que el clásico de Danny Boyle, su descripción del abuso de drogas es difícil de asimilar, y mucho menos las consecuencias de todo esto, que incluye advertencias de activación para temas como el suicidio y la agresión sexual.

Lo que sobresale en Here Are the Young Men es el talento juvenil y brillante a su disposición y cada uno de ellos cumple con sus respectivas actuaciones que hacen de este uno de los conjuntos más emocionantes. Dean-Charles Chapman (Tommen Baratheon de Game of Thrones) es el que se debate entre la lealtad a su mejor amigo Kearney y tratar de iniciar una relación con Jen de Anya Taylor-Joy, la pareja que intenta hacer ejercicio en medio de elecciones de estilo de vida que ciertamente amenazan interponerse en el camino. Un poco desdibujado y en segundo plano aparece Ferdia Walsh-Peelo (famoso por su papel en la ya considerada clásica de la música, Sing Street). Pero más allá del crédito protagónico de Dean, es Finn Cole (Michael Gray de Peaky Blinders)el motor de la película con su actuación desquiciada y afligida como Kearney, el lado oscuro que siempre amenaza con aparecer en cualquier momento.

Entre un universo de masculinidades tóxicas, excesos de drogas, agresiones sexuales, presiones sociales, bombardeo mediático y padres ausentes, Here Are The Young Men es un cuento con moraleja de cómo vivir una vida en exceso puede volver a atormentarte, dado por una inyección de energía por el guión de Eoin Macken y un elenco juvenil que seguramente serán nombres de los que escucharás mucho más en el futuro.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *