Inside de Bo Burnham. Crítica.

Se estrenó en Netflix, el especial del comediante y músico norteamericano filmado durante el confinamiento.

Bo Burnham escribe, dirige y edita el especial estrenado en Netflix.

Vuelve el «hombre blanco heterosexual» con sus conflictos existenciales. Luego de deslumbrar en la plataforma con el especial Make Happy (si no lo vieron, deberían hacerlo), el humorista se encierra en una habitación con su órgano, sus efectos lumínicos, un proyector gigante y nos entrega la mejor comedia filmada durante el encierro por el COVID-19.

Conocido en el cine por dirigir la película Eight Grade (la cual también escribió) y su actuación en Promising Young Woman (el novio de la vengadora joven), Bo Burhham tiene un vasto recorrido por Youtube, donde sus especiales y sus vídeos fueron vistos por más de 50 millones de personas. Con solo 30 años (los cumplió en medio del confinamiento y es uno de los números musicales de este especial), ya está inscripto como uno de los mejores comediantes de la nueva generación norteamericana. Su acidez para burlarse de los estúpidos problemas existenciales del «hombre blanco heterosexual» norteamericano y su capacidad para componer increíbles piezas musicales que hablen de ello, le han valido múltiples elogios del universo humorístico.

Esta vez se encierra en una habitación de su casa con una cámara y arma un especial donde recorre diversos problemas cotidianos relacionados con el encierro por la pandemia. El claustrofóbico pequeño espacio es el lugar donde Bo Burnham realiza originales parodias musicales donde se burla de las redes sociales, de la necesidad de generar un mensaje profundo en todos los contenidos, del sexting en pandemia, de las videollamadas con su madre, de Jeffrey Bezos, la precarización laboral y sobre como es pasar un cumpleaños en soledad; todo a un hipnótico ritmo musical que incursiona todos los géneros: rap, electrónica y baladas son la base para que el artista nos deleite con sus delirantes letras llenas de humor y reflexión.

Visualmente poético, con muchos efectos lumínicos y contraste de sombras, Bo Burnham crea la banda sonora ideal del contexto actual y nos deleita con un especial cómico brillante e imperdible. Con austeridad, inteligencia y muchos momentos de inspiración, el cómico se sienta en el diván con sus instrumentos y hace catársis; sin ningún reparo a la hora de mostrarse en su intimidad totalmente desalineado y reflexionar sobre el humor, las relaciones, la nueva normalidad pero sobre todo sobre las carencias del artista en este momento.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *