La Guerra del Mañana de Chris McKay.

Uno de los estrenos de Amazon Prime es la película de ciencia ficción dirigida por el director de Lego Batman, protagonizada por Chris Pratt.

Chris Pratt encabeza las fuerzas humanas que deberán luchas contra los alienígenas.

Originalmente programado como el lanzamiento de gran presupuesto de Paramount Pictures en 2020, se retrasó debido a COVID-19 y luego se barajó varias fechas de lanzamiento antes de finalmente ser vendida a Amazon Studios. La Guerra del Mañana es el primer largometraje de acción con actores del director Chris McKay, cuyo crédito cinematográfico anterior fue dirigir una de las mejores películas sobre el héroe de DC, The LEGO Batman Movie. A partir de un guión de Zach Dean toma prestado innumerables conceptos de otras películas de ciencia ficción sobre invasiones alienígenas y une a todos en una gigantesca superproducción, muy superior a otras franquicias del género que resultaron exitosas, como Día de la Independencia.

El protagónico de Chris Pratt le pone su encanto y seriedad de chico normal para interpretar a Dan Forester, un profesor de biología de la escuela secundaria. Tiene una esposa amorosa, Emmy (Betty Gilpin) y el amor de una hija de 9 años, la inteligente y curiosa Muri (Ryan Keira Armstrong). Pero desde que dejó el ejército donde dirigió misiones de combate durante sus dos giras en Irak, Dan ha luchado por encontrar su propósito en la vida. Todo cambia cuando se abre un portal en el campo de un partido de fútbol televisado (curiosamente la final del Mundial de Fútbol 2022 Qatar, protagonizada por Brasil y una selección a la que no llegamos a reconocer claramente). De ahí salen un puñado de soldados provenientes del futuro, 2050 para ser más precisos, que suplican al mundo actual que los ayude a librar una guerra que la humanidad está perdiendo y evitar la extinción humana. En un acto de desesperación, los científicos del futuro desarrollan una tecnología de viaje en el tiempo inestable con la esperanza de reclutar y traer de regreso soldados e investigadores del pasado para ayudar a derrotar a los invasores alienígenas.

En poco tiempo se instituye un reclutamiento mundial y los civiles, incluido Dan, son llamados al servicio. No suena mal al principio con la noticia de que las implementaciones solo duran siete días, pero el estado de ánimo cambia un poco cuando se les informa que la tasa de supervivencia es inferior al 20%. Antes de partir al futuro, Dan conoce a un compañero de reclutamiento llamado Charlie, un científico hablador lleno de energía nerviosa, interpretado por Sam Richardson, quien proporciona un alivio cómico dentro de tanta preparación. Prácticamente sin entrenamiento, el heterogéneo grupo de «soldados» es enviado a una Miami Beach devastada por la guerra en 2051. Pero una falla fatal en el salto temporal obliga a Dan a liderar lo que queda de su unidad. Su contacto es una coronela (Yvonne Strahovski) que comienza a guiarlo a través de su misión. Pero Dan y su equipo aprenden rápidamente que no será fácil.

Increiblemente, Pratt es realista y divertido en su papel de profesor frustrado. También tiene una química buena con Armstrong como con Strahovski. Incluso tenemos al siempre bienvenido JK Simmons interpretando al padre de Dan, un veterano de Vietnam con una intensa desconfianza en el gobierno federal. Pero son las criaturas diseñadas por Ken Barthelmey las verdaderas estrellas. Con pequeñas semejanzas con los xenomorfos de Aliens, los arácnidos de Starship Troopers e incluso los monstruos alienígenas de A Quiet Place, las criaturas llamadas Espinas Blancas, debido a su exterior de color lechoso y las puntas perforantes con forma de hueso que disparan desde sus tentáculos agitados, son feroces y terroríficas. Incluso, a veces, atacan en manadas abrumadoras como los zombis de Guerra Mundial Z, lo que le aporta el nivel de tensión que la película realmente necesita.

Podría perder mucho tiempo señalando sus defectos o analizando el rigor científico de La Guerra del Mañana, pero sería aburrido, porque, sorpresivamente, es el mejor exponente pochoclero que estrenó la plataforma este año. Aunque la narración no está exenta de fallas, nada de eso tiene que importar porque, si bien la historia se basa en un concepto interesante, es el espectáculo de pura acción lo que atrapa; gracias a su escala épica que se va expendiendo a medida que avanza hasta a sus palpitantes combates hombres contra alienígenas. McKay, el director de fotografía Larry Fong y el equipo de efectos digitales armaron una escena visualmente impactante tras otra, que la convierten en un film divertido y enérgico, que deja con ganas de ser vista en la pantalla grande.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *