Noche en el Paraiso de Park Hoon-jung. Crítica.

La nueva película del director coreano de La Bruja: Parte 1 y V.i.P. llegó al catálogo de Netflix.

La venganza vuelve a ser el eje sobre el que gira la nueva película de Park Hoon-jung

Dentro del tópico venganza el cine coreano lleva un par de décadas demostrando que es inigualable. La trilogía de la venganza de Park Chan-wook, (Oldboy, Sympathy for a Lady Vengeance, Sympathy for Mr. Vengeance), I Saw the Devil de Kim Ji-Woon, entre otras, son solo un pequeño muestrario de la capacidad de reinvención y escritura de personajes que tiene la filmografía de ese país oriental. Dentro de ese rubro, Park Hoon-jung no es nuevo, su mejor película New World ya había abordado la temática, pero sin ánimo de repetirse vuelve en un tono distinto en la melancólica Night in Paradise

Esta vez sigue la historia de Tae-gu (Tae-goo Eom), un criminal de una banda liderada por Mr. Yang. El joven mafioso intenta corregir el rumbo de su vida para ayudar a su hermana enferma y su sobrino. Hasta que un día su hermana y su sobrina son asesinados de forma accidental en un atentado cuyo objetivo era el. El dolor por la pérdida y la sed de revancha lo llevan a vengarse de quienes cometieron el atentado. Una vez perpetrada la misma deberá recluirse en Rusia, pero camino al destino debe hacer un parate en una granja alejada, propiedad de un mafioso retirado, que se dedica al tráfico de armas, quien vive con Jae-Yeon (Yeo-bin Jeon), su sobrina, una joven rebelde con una enfermedad terminal, con la que entablará una particular relación.

En su nuevo film, el director coreano construye un thriller violento y seco con unos personajes sin salida ni esperanzas. Esta vez, las típicas venganzas y navajazos se mezclan con tramos pausados y bellos en la isla de Jeju donde se trata excelentemente la relación entre su pareja protagonista. La estética tan estilizada y su lenta cocción construyen una atmóstera de tristeza que lo envuelve,junto con la lírica de una agonía existencial que la envuelve. Night in Paradise’ es melancólica, irrespirable y, en cierto modo, cruel. Es la película más dura que ha rodado Park Hoon-jung hasta el momento, cuyo contraste de paleta tan azulada la hace igualmente una delicia visual.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *