Love and Monsters de Michael Matthews. Crítica.

Uno de los mejores estrenos de Netflix es el divertido drama de monstruos de adolescentes que sorprendió en el 2020.

Dylan O´Bryen protagoniza Love and Monsters

Después de que un apocalipsis acabe con la mayor parte de la población del planeta, Joel (Dylan O´Brien), un niño, se refugia en un búnker subterráneo con un grupo de supervivientes. Con insectos gigantes y peligrosos deambulando por la superficie, Joel se siente atrapado allí. Siete años después del apocalipsis, se pone en contacto con Aimee (Jessica henwick), una chica con la que tuvo una relación y no volvió a ver pero se conecta por radio transmisor. Arriesgando su vida, Joel decide emprender un peligroso viaje fuera del búnker y reunirse con Aimee. El resto de la historia trata sobre si Joel tiene éxito en este esfuerzo o no.

En una especie de road movie serie Kung Fu, lo más llamativo de Love and Monsters es que mientras la miras sentís como si estuvieras viendo una película diseñada para la pandemia. Resulta difícil creer cómo esta película, filmada mucho antes de que COVID-19 golpeara el mundo, logra hablar con las realidades contemporáneas. Pero más allá de la actualidad del guión de Brian Duffield y Matthew Robinson, el film es una mezcla vertiginosa de dramaturgia adolescente y drama apocalíptico, que hace que sea imposible encajar en cualquier género, pero la forma en que cambia entre ambos modos sin esfuerzo es excelente. Todos los adornos estándar de ambos géneros están ahí, pero la forma en que los escritores y el director Michael Matthews juegan constantemente con estos tópicos para subvertirlos a niveles ridículos es digno de aplauso.

Dentro de film se exploran múltiples temas: la frustración sexual de los adolescentes, el trauma pasado, la incertidumbre sobre el futuro, el miedo a lo desconocido, etc. Algo difícil de condensar en una película que dura menos de dos horas, pero todos estos temas se exploran en la narrativa vertiginosa, y los creadores también toman prestadas ideas de varias películas, como  Avatar , Zombieland y Soy Leyenda. Conceptos reforzados por las actuaciones de un ignoto elenco (salvo MIchael Rooker). O’Brien es simpático y serio como Joel (un actor a seguir de cerca). Porque la película es básicamente la historia de la mayoría de edad de Joel, por lo que la constante transformación de O’Brien es profundamente realista y dinámica, al igual que Jessica Henwick como Aimee. Mientras que Michael Rooker  y  Ariana Greenblatt  se lucen como Clyde y Minnow, un par de sobrevivientes que se encuentran con Joel en su viaje y le enseñan habilidades de supervivencia. Dos personajes tan buenos que tranquilamente se puede considerar hacer un spin-off de los personajes.

En un año difícil, donde las grandes superproducciones brillaron por su ausencia, Love and Monsters es una agradable sorpresa. Funciona como un entretenimiento justo para este momento gracias a buenos efectos especiales, una historia naif pero profunda: donde se mezcla un protagonista carismático con una variedad de divertidos personajes secundarios, logrando un film cuya perfecta sincronía de amor, aventuras, dramas y monstruos la transforman en un disfrute pleno para todo tipo de público.

Nuestra puntuación
Compartir:

1 thought on “Love and Monsters de Michael Matthews. Crítica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *