Only Murders in the Building de Steve Martin y John Hoffman.

Uno de los estrenos más relevantes de la nueva plataforma Star Plus es la serie producida por Hulu protagonizada por Steve Martin, Martin Short y Selena Gómez.

Selena Gómez, Martin Short y Steve Martin protagonizan la serie de Star+

Luego de muchos meses de espera, Star Plus llegó a Argentina. La plataforma streaming que reune de The Walt Disney Company que reúne el conglomerado de empresas productoras audiovisuales Disney Television Studios, FX, 20th Century Studios, Star Original Productions, National Geographic Original Productions y más, así como el servicio de streaming de deportes en vivo de ESPN, por fin salió a la luz este 31 de agosto. Con una gran variedad de series y largometrajes clásicas y nuevas seguramente no sepas que ver y te pases media hora dando vueltas sin saber que elegir. Only Murders in the Building es la cita impostergable, con solo tres capítulos es la serie que no vas a poder soltar y que, si sigue en esta sintonía, se puede transformar en una de las mejores del año.

¿Qué es lo que hace interesante la serie?. Primero, la simple pregunta: ¿Qué pasa si tres extraños que viven en un edificio de lujosos apartamentos en la ciudad de Nueva York se encuentran y se unen por la muerte de un compañero inquilino?  El encuentro es casual, dentro de un ascensor que sirve como puntapié inicial para crear la historia. Los tres solitarios habitantes del gigante complejo tienen un interés común: escuchan un podcast que cuenta historias sobre crímenes reales. Uno de ellos es Charles-Haden Savage (Steve Martin), un ex protagonista de un programa policial que ahora vive una vida solitaria superada por la ansiedad. Pero no es el único amante de este tiempo pasado, Martin Short interpreta a Oliver Putman, un director neurótico y exagerado agobiado por las deudas. Selena Gomez completa el trío con su misteriosa Mabel, que tiene una fuerte conexión con una muerte en su edificio. Afortunadamente, tienen sus verdaderos podcasts sobre crímenes para mantenerlos ocupados y felices. 

Un posible asesinato une a este desparejo equipo pero, mientras deciden resolverlo, también la idea de hacer su propio podcast. Durante los primeros tres episodios, nos invitan a crear lazos afectivos, ellos aprenden más sobre el otro, sus habilidades de detective amateur y su enfoque de podcasting novato.  Hay fuertes ganchos emocionales para cada personaje y cada uno de ellos lleva su propio mochila (que se amplía a lo largo de los tres episodios iniciales lanzados). Hay ingenio en el espectáculo que se presta muy bien al ambiente artístico y de «alta sociedad» de la ciudad de Nueva York, con una puesta en escena y fotografía poco común en las series (los planos generales del edificio y sus pequeñas ventanas son un lujo).

 Martin y Short, pertenecientes a la vieja guardia de la sociedad neoyorquina, funcionan como una yuxtaposición divertida a sus torpes intentos de realizar un verdadero trabajo detectivesco. A la dupla se le suma, el aporte de Selena Gómez quien, luego de filmar con Woody Allen, vuelve a demostrar que ha dejado atrás el rol de promesa teen, para convertirse en una madura artista de comedia. Se le agregan unos singulares vecinos, todos sospechosos, más el pequeño aporte de algunos actores de renombre (la gran Amy Ryan, Jackie Hoffman, Tina Fey y Nathan Lane), y un divertido «aguijón» de celebridad al final del tercer episodio que nos deja con ganas de más.

Más que auspicioso debút de la serie. En estos tres primeros capítulos, Only Murders in the Building tiene fuertes elementos temáticos que unen el espectáculo, no es solo un juego de detectives a lo True Crime; es también una comedia sobre la amistad, el sentido de pertenencia, la soledad; sobre reconvertise en busca de nuevas motivaciones y darle un significado distinto a las pequeñas cosas de la vida; como dejar de cocinar siempre el mismo omelette que nos conecta con el pasado para tirarlo a la basura y darle paso a un nuevo desayuno, como hace Charles. Pero también es un viaje nostálgico y una oportunidad perfecta para ver juntos de nuevo a dos íconos de la comedia de los 80, quienes nos han deleitado con clásicos como The Three Amigos, y que vuelven a demostrar que la química entre ellos sigue intacta.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *