Tio Frank de Alan Ball. Crítica.

Se estrenó en Amazon Prime Video la nueva película del ganador el Óscar por el guión de Belleza Americana.

Paul Bettany se luce en la nueva producción original de Amazon Prime Video.

Beth (Sophia Lillis) es una joven de 18 años que vive en un pequeño pueblo de Carolina del Sur. Tíímida e inteligente, creció en un antiguo hogar sureño a principios de la década de 1970. Ella idolatra a su inteligente tío Frank ( Paul Bettany ), un chico poco convencional y soltero que dejó su hogar para convertirse en profesor de literatura en Nueva York y que siempre inspiró su amor por los libros. Cuando Betty llega a Nueva York como estudiante, se vuelve a conectar con el tío Frank. Allí conocerá a su «compañero de cuarto»: Walid (Peter Macdissi) y un secreto que el tío ocultaba a su familia sale a la luz, es homosexual. La noticia sobre la muerte del padre de Frank lo obliga a viajar junto a su sobrina y a su pareja, a su pueblo natal para despedir sus restos mortales. Pero el viaje no será para dar un simple adios, será un pasaje a un pasado doloroso de discriminación, maltratos y muerte.

Un viaje iniciático como herramienta principal para cerrar heridas del pasado es la excusa con la que Alan Ball aborda la discriminación y el maltrato familiar hacia los homosexuales en una buena parte de los pueblos del sur norteamericano. La reunión familiar por la muerte del patriarca (principal culpable de los traumas de Frank) funciona para que el film trate sobre un viaje interior a un dolor tapado pero que en el inconsciente sigue presente. Reflejado a través de flashbacks donde aparecerá el recuerdo de Frank y ese primer amor de los 16 años, el descubrimiento del padre de esa relación y el maltrato de este hacia su hijo.

Paul Bettany es quien se carga sobre sus hombros todo el arco dramático. Su refinado y culto Frank se contrapone con un pasado de adicción al alcohol con el que aún continúa luchando, lo que hace que cada aparición suya sea un imán permanente que conecta al espectador con los sentimientos del profesor. En un principio, Sophie Lillis como Beth, es la protagonista principal, pero a medida que van transcurriendo los hechos su personaje quedará desdibujado, pasando a ser solo un testigo privilegiado de los hechos y no un sostén anímico de Frank, lugar que termina ocupando Willard, su pareja, quien no solo es homosexual sino que también es árabe, con todos los problemas que implica ser gay en esa cultura.

El problema del film reside en su excesivo mensaje positivo y de sanación familiar del final. La aceptación de toda la familia de su condición homosexual termina siendo forzada y carente de matices. El «Tu Padre le tenía miedo» con el que la madre (la siempre increíble Margo Martindale) justifica el maltrato de su padre hacia su hijo durante 46 años termina sonando a poco para reflexionar sobre el tema y curar la herida de Frank. Aún con esas fallas, Uncle Frank tiene momentos divertidos y profundos (sobre todo los diálogos de Frank y su familia) y es una buena chance para ver al gran Paul Bettany salir del papel de Visión de Avengers, para entregarnos una potente interpretación dentro de una pequeña historia que puede ser la de muchos que han sufrido la discriminación de las sociedades más conservadoras hacia los homosexuales, no solo en el ámbito público sino en el familiar.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *