Top Gun: Maverick de Joseph Kosinski

Nuestra puntuación

Luego de una larga espera, este jueves llega a los cines argentinos la secuela del clásico film de Tony Scott protagonizado por Tom Cruise.

Treinta y séis años pasaron desde aquella vez en la que soñamos con ser pilotos de avión después de ver una película. Tony Scott, con su estética de video clip musical y una sensual banda sonora, nos llevó a querer parecernos a Maverick y unirnos a la Fuerza Aérea Armada de los Estados Unidos. Aún están fresco esos recuerdos de niño, cuando no nos dábamos cuenta de la intención real de la película y pensábamos que manejar un F-14 era ser como Maverick o Iceman. Obviamente, nadie llegó a ser piloto de avión, pero el recuerdo de uno de las películas más trascendente de la historia del cine quedó grabado en nuestras memorias. Para quienes disfrutamos semejante experiencia, ver a Tom Cruise volver a interpretar uno de los papeles que lo catapultó como una de las grandes estrellas del cine, fue una alegría inmensa

La secuela de Top Gun se sitúa en la misma línea temporal que pasó entre la película original y esta. Maverick sigue siendo «el piloto más rápido del mundo», por eso se encuentra abocado a un proyecto militar secreto. Es el piloto de prueba de un proyecto a punto de quedarse sin financiación por «la dronmanía», que haría que los aviones sean piloteados en forma remota. Fiel a su estilo, Maverick se rebela contra los altos mandos y lleva adelante una prueba que debía ser cancelada. El Contralmirante Chester ‘Martillo’ Caín en lugar de expulsarlo decide «castigarlo» enviándolo a Top Gun en North Islands para entrenar a un grupo de pilotos con el objetivo de realizar una peligrosa misión. Pero volver al lugar donde se hizo leyenda no será fácil; no solo deberá poner toda su sabiduría para idear un plan donde todos los pilotos vuelvan con vida, sino que la presencia de alguien que lo vincula con un momento de su pasado harán las cosas más complejas de lo esperado.

Tom Cruise vuelve a ser Maverick, esta vez acompañado por Jennifer Connelly

La excusa de la vuelta no solo servirá como conexión de Maverick con los hechos del film pasado, sino con muchos elementos que caracterizaron al film de Tony Scott. El film respeta la esencia y el espíritu de la obra del hermano menor de Ridley Scott, aggiornada a la actualidad. Desde los títulos iniciales hasta su estructura argumental; el acto de rebeldía de Maverick, el «castigo» de enviarlo a North Island, la carrera en moto contra el avión en pleno despegue, los Ray Ban, el encuentro en el bar, los torsos desnudos y sudados de los pilotos jugando en la playa. Pero, a diferencia de la anterior entrega, se le agrega un poco de humor, hasta el punto de llegar a burlarse de sí misma, de la original y de su nacionalismo exacerbado (el país de la misión solo se denomina como «no alineado»).

Pero no todo es nostalgia, también hay renovación con los personajes nuevos, encabezados por Milles Teller interpretando a «Rooster», uno de los pilotos estrella y también hijo de Goose, el amigo fallecido de Maverick. Su rival será Hangman (Glenn Powell), un personaje con características similares al mítico Iceman de Val Kilmer, de breve pero emotiva aparición. Quién debe lidiar con la rebeldía de Maverick es el Almirante «Cyclone» Simpson, cuya elección de Jonn Hamm para interpretarlo calza perfecto por su presencia y sobriedad. Esta vez, el interés amoroso de Maverick es Penny Benjamin, compuesto por Jennifer connelly, un personaje al que se hace referencia en la película original como la hija del almirante con una fugaz relación con el piloto, pero que nunca aparece en escena.

La adrenalina que generan las secuencias de los F-18 volando a toda velocidad, el espíritu nostálgico de los ochenta, la presencia de Tom Cruise, una banda sonora de lujo, la épica del maestro con su aprendiz, la aparición del mítico F-14 y una suma de nuevos personajes secundarios hacen de esta segunda entrega del film una secuela que está a la altura de la primera e incluso la supera en muchos rubros. Aunque la espera se hizo larga, fue más que acertada decisión de no estrenarla en streaming, ya que Top Gun: Maverick es uno de esos eventos cinematográficos que deben ser disfrutados en la pantalla grande

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *