Un amor cerca del paraiso de Mika Kaurismäki.

Llega a los cines argentinos la producción finlandesa del director de Road North y The Girl King.

Cheng (Pak Hon Chu) y Niu Niu (Lucas Hsuan) llegan a un comedero en un alejado pueblito irlandés en busca de alguien a quien nadie en el lugar conoce. A cargo del lugar se encuentra Sirkka (Anna-Maija Tuokko), una mujer soltera de mediana edad. Sin saber una palabra del idioma, al viudo Cheng nadie le entiende por lo cual ella se transforma en el nexo que la vincula con los demás. Salchichas con salsa y puré, más el posible agregado de una ensalada, son los únicos del restaurant de Sirkaa, cuyos parroquianos parecen no conocer otra comida que no sea ésa. Pero un día, a raíz de la llegada de un contingente de turistas chinos, Cheng demuestra sus habilidades culinarias. Con sus woks y sus sopas de perca recién pescada no solo revoluciona el lugar, tambíen comenzará a gestarse un vínculo especial con Sirkka y con el entorno pueblerino, que llevará al chef a plantearse los pasos a seguir en su vida.

Mika coloca a todos los personajes dentro de la historia y poco a poco va soltando información sobre ellos. Dos extraños que llegan a un lugar, una mujer que atiende y peculiares comensales que inteactuan con quienes serán el eje central de la película, Cheng y Sirkka. En la primera parte, el director se toma su tiempo para construir los vínculos, macerándolos de a poco. La relación de Cheng con los clientes, con un oficio que claramente ama, y con las comidas; el vínculo de Sirkka con los habitantes del pueblo, al comienzo hoscos y consevadores, cerrados a nuevas experiencias, pero que poco a poco se irán animando, para volverse más sensibles y amigables con el extranjero. El único que parece quedar afuera es Niu Niu, un niño silencioso, inmerso en la pantalla del celular, que trata de dejar el dolor atrás por su madre muerta. Pero la maestría culinaria de Cheng le permite a Sirkka expandir su negocio, y ella, no solo lo ayuda a buscar al misterioso hombre de nombre raro, sino que endulza su condición de padre incomunicado con el hijo.

Con una tierna y bienintencionada mirada de cada uno de los personajes, Mika lorgra que Un Amor Cerca del Paraiso sea una película luminosa y pintoresca; una comedia romántica básica y optimista, que no sale sale de los canones del género pero que se ve reforzada con el condimento visual de los paisajes finlandeses y la belleza de los platos que Cheng elabora, retratados con una llamativa minuciosidad y delicadeza por parte del director.

SALAS
Lorca, Atlas Patio Bullrich, Cinemark Palermo, Showcase Belgrano, Cabildo Multiplex, Showcase Norte, Cinema Paradiso (La Plata) y Del Centro (Rosario)

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *