[Crítica] Viernes Negro de Eli Roth

Nuestra puntuación

Este jueves se estrena en cines la nueva película de terror del director de Hostel, The Green Inferno y Knock Knock.

En 2007, Quentin Tarantino y Robert Rodríguez lanzaron Grindhouse, una experiencia cinematográfica que rendía homenaje al cine de serie B y al explotation de los años 70. El proyecto presentó dos películas principales: Planet Terror, dirigida por Rodríguez, y Death Proof, dirigida por Tarantino. Sin embargo, lo que realmente destacó en Grindhouse fueron los avances de películas ficticias, como Machete, que luego se convirtió en una película completa, con dos entregas. Una situación similar se dio con Hobo with a Shotgun de 2011, protagonizada por Rugert Hauer y solo estrenada en Canadá. Ahora, esa tradición continúa con Viernes Negro, una película basada en el ficticio tráiler de Grindhouse de Eli Roth, responsable de trascendentes películas dentro del género como Hostel, The Green Inferno y Knock Knock.

Viernes Negro tiene lugar en Plymouth, Massachusetts, la ciudad histórica de la primera celebración del Día de Acción de Gracias. La historia comienza un año después de un caótico Black Friday en una tienda de Plymouth, que resultó en múltiples muertes. Un misterioso asesino, afectado por los eventos pasados, busca venganza contra quienes considera responsables.

Eli Roth, conocido por su enfoque audaz, construye un thriller ágil que recuerda a clásicos como Scream y My Bloody Valentine. Aunque el territorio ha sido explorado anteriormente, la trama se desenvuelve rápidamente, manteniendo a la audiencia en constante especulación sobre la identidad del asesino, donde Roth presenta un elenco diverso de personajes, desde sospechosos obvios hasta aquellos atrapados en medio de la búsqueda de justicia.

Eli Roth uliliza los clásicos elementos del slasher: los adolescentes tontos y odiosos, con la salvedad que no hay distinción de etiquetas para pertenecer al grupo de personajes insoportables. Es así que tanto el atleta como el nerd más inteligente se comportan como idiotas. Otro aspecto novedoso es la incorporación de las redes sociales, sobre todo Instagram; esta vez no hay teléfonos de línea, como en Scream, o notitas amenazadoras como en Sé lo que hicieron el verano pasado. Un posteo de un perfil creado a nombre de John Carver (primer gobernador de la colonia de Plymouth) y el etiquetado funciona como herramienta para acosar e las futuras víctimas.

Aunque no es el slasher más aterrador, Viernes Negro tiene la virtud de ser desconcertante, ofreciendo una experiencia vertiginosa, cuyas escenas sangrientas son grotescas y exageradas. De esta manera, logra ser una ráfaga de aire fresco en el subgénero, con una trama que apela a elementos de novela policíaca y algunas revelaciones sorpresivas en el final.

Compartir: