Evil Eye de Rayen Dassani y Elan Dassani. Crítica.

Dentro de la antología Welcome To The Blumhouse que se estrena todos los lunes en la plataforma Amazon Prime Video se estrenó el film de los creadores de la serie Jinn.

Sarita Choudhury es lo más rescatable de esta cuarta película de la antología de terror Welcome to the Blumhouse.

El concepto de Welcome To The Blumhouse es crear una antología de películas de terror. Sus dos primera películas The Lie y The Black Box, más allá de coquetear con el drama psicológico, cumplía con la premisa. Esta semana le tocó el turno a dos estrenos, Nocturne de Zu Quirke, una ópera prima interesante con pinceladas de El Cisne Negro o La Profesora de Piano, con algo de terror pero que se volcaba más al drama. El otro film estrenado es Evil Eye, que, aunque uno puede entender que Blumhouse tome riesgos tiene pocos condimentos relacionados con el género.

Escrito por Madhuri Shekar y dirigido por Elan Dassani y Rajeev Dassani, es la historia de madre e hija conectadas por el peligro. Usha Khatri (Sarita Choudhury) vive en Delhi, India, mientras que su hija Pallavi (Sunita Mani) está viviendo su vida en Nueva Orleans. Aunque están a miles de kilómetros de distancia, Usha no puede evitar meterse en la vida de su hija. Pallavi permanece soltera mientras que sus primos de su edad siguen casándose, para gran decepción de Usha. Mamá revisa continuamente las cartas de estrellas de la astrología mientras organiza citas a ciegas para su hija.

Frustra a Pallavi, quien también quiere hacer feliz a su madre, razón por la cual accede a alguna que otra cita a ciegas. Hasta que aparece en una cafetería, ve al increíblemente guapo y encantador Sandeep (Omar Maskati), a quien primero asume que es el hombre con el que su madre lo ha citado. No lo es, pero el joven queda cautivado por Pallavi y, ante la tardanza de la cita, se conocen. Pronto los dos estarán saliendo y tomando muy en serio su relación.

Uno pensaría que después de tanto discutir con su madre, Pallavi logra cumplir su deseo de tener un novio y casarse. Usha estaría feliz de que su hija finalmente haya terminado en una relación, pero será así. Ella sospecha de Sandeep, especialmente cuando la independiente Pallavi anuncia que renunció a su trabajo y puso toda su vida en manos de Sandeep. Un oscuro secreto del pasado de Usha sigue presionando su cerebro, aumentando su preocupación.

El guión era propicio para construir una película que continúe la misma línea de las producciones anteriores de Welcome To The Blumhouse. Elementos de la cultura hindú, el tema de la resurrección, la violencia de género, el patriarcado, un sinfín de cuestiones relacionadas con la temática que podían haber tomado un rumbo interesante. Pero Evil Eye no toma ninguno de esos caminos, se enfoca en la relación madre e hija y en la cuestiones de las expectativas, las de complacer los deseos de los progenitores, mucho más en una cultura como la hindú.

A tomar ese rumbo la película hace agua en la premisa principal de la antología. Se convierte en un culebrón bollywoodense y deja de lado el terror. No tiene suspenso y lo más interesante que tenía, que era saber si la percepción de la madre en cuanto a Sandeep es real o es fruto de su traumática relación del pasado, sale a la luz enseguida y la película pierde gracia. Incluso la escena de lucha final es sosa, no tiene emoción y se resuelve de manera rídicula. Lo único rescatable es la actuación de las protagonistas, sobre todo de Sarita Choudhury en el papel de Usha.

Si hay algo del género que tiene la película son los miedos de una madre: el de tener una hija soltera, el temor de una hija que repita errores, como tener un marido posesivo y maltratador. Pero ese terror queda nada más en la esencia del relato, no en el plano audiovisual. Por eso, Evil Eye es un paso atrás de Blumhouse en esta antología de terror, que semana a semana va perdiendo más condimentos relacionados con la premisa principal de la productora.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *