Ex Casados de Sabrina Farji.

Luego de prensentarse en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, se estrena en salas la comedia protagonizada por Roberto Moldasky y Jorgelina Aruzzi.

Roberto Modasky y Jorgelina Aruzzi protagonizan Ex Casados.

Roberto (Roberto Moldasky) y Sonia (Jorgelina Aruzzi) están casados hace años. El es machista, misógino y siempre está en coqueteo con mujeres. Ella parece no soportalo más, cruzada por los discursos de emponderamiento feminista y la lucha contra el tipo de actitudes que tiene su marido. Harta de soportarlo, el día de su cumpleaños decide separarse definitivamente. Tiempo después, en una reunión para resolver el tema de divorcio y división de bienes que no termina bien, ella atropella con el auto por accidente a Roberto, por lo cual deberá quedarse al cuidado de él mientras la nueva novia Laura (Liz Solari) se va de gira por Europa a presentar su nueva película. Las rispidices se acrecentarán durante las estadia juntos pero poco a poco diferencias que antes parecían irreconciliables comienzan a encontrar solución.

Recurriendo a la vieja y entrañable temática de comedia de parejas, tan dejada de lado en los últimos años por temor a sonar políticamente incorrecto. Sabrina Farji incursiona en el género luego de sorprender con Trópico en 2020. Para adentrarse, opta por el debut actoral de Roberto Moldasky, humorista acostumbrado a desarrollar sus propios guiones y que acá puede sonar un poco forzado al principio pero que, con el transcurrir de los hechos va entontrando su lugar y termina dando un más que digno trabajo. Quien la acompaña en el protagónico y si se siente cómoda es Jorgelina Aruzzi, que aporta todo su bagaje de sentimientos alterados. Pero la sorpresa en el rubro humorístico es el aporte de Liz Solari, como la frívola novia actriz frívola de Roberto. Bien acompañados por la presencia de Campi, Celina Font y Michel Noher en personajes secundarios que tiene sus pequeños momentos divertidos.

Para los más grandes, encontrarán un dejo de nostalgua al rememorar a las viejas comedias de Enrique Carreras de los años setenta y ochenta, con sus pro y sus contras, con la particularidad de tomar discursos o relaciones de pareja aggiornados a nuestros tiempos. Pero a no equivocarse, Ex Casados no pretende tener un discurso político ni bajar línea sobre la desconstrucción masculina y el empoderamiento femenino. Solo es una película de entretelones matrimoniales que apela a la frescura de la dupla protagónica y de todo su elenco para darnos un film desestructurado que logra su cometido: sacarnos una sonrisa y hacernos posar un buen rato.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *