Justicieros de Anders Thomas Jensen.

Luego de estrenarse en salas nacionales llega a la plataforma Netflix la película danesa protagonizada por el actor de Another Round y The Hunt.

Después de los Lego, Mads Mikkelsen es la mayor exportación internacional de Dinamarca. El danés da todo en cada uno de los papeles que interpreta y, en la mayoría de los casos, es el punto de atracción de cualquier proyecto en los que participa. Sin embargo, Hollywood no lo trata tan bien como debería, ya que siempre que lo vemos en una película producida por un estudio estadounidense, probablemente esté interpretando a un villano. Fue presentado al público en su destacada actuación como el amenazante Le Chiffre en Casino Royale, aunque también fue una figura paterna amable como Galen Erso en Rogue One: A Star Wars Story, pronto también lo veremos como un villano, reemplazando a Johnny Depp como Grindelwald en Animales Fantásticos 3: Los Secretos de Dumbledore y como un científico nazi en Indiana Jones 5.

Por eso no es de extrañar que Mikkelsen aproveche las oportunidades que tiene para regresar a su tierra natal, donde suele interpretar personajes mucho más complejos. Por que Markus, el protagonista principal de Justicieros, es tan complejo e interesante como los personajes que ha interpretado en The Hunt o Another Round, sus actuaciones más destacadas junto a su coterráneo Thomas Vinterberg. Markus es un militar que es enviado a su casa después de una gira con el ejército porque su esposa murió en un trágico accidente de tren, y la historia sigue principalmente cómo acepta eso. Sobre todo cuando su naturaleza violenta, que ha aprendido a controlar en las fuerzas armadas, se filtra mientras lucha con el dolor.

Sobre Markus gira la película, pero junto a él se encuentra Mathilda (Andrea Heick Gadeberg), su hija, quien no solo sufre por la ausencia de su madre, también lo hace por las diferencias con su padre en las formas de afrontar el duelo. También Otto (Nikolaj Lie Kaas), Lennart (Lars Brygmann), dos científicos discriminados y Emmenthaler (Nicolas Bro), un obsesivo hacker. Al igual que Markus y su hija, cada uno de los personajes ha pasado por una tragedia o pérdida en su vida que han tenido que aceptar y todos ellos se juntan para investigar el atentado del tren donde murió la esposa de Markus. Pero si bien ese es el tema central, la trama en sí está impulsada por la venganza, la ira, la tristeza y la alegría que atraviesan en el proceso de duelo.

Justicieros de Anders Thomas Jensen, llega este jueves a las salas argentinas.

Con esta variedad de peculiares personajes, Anders Thomas Jensen logra algo que es bastante difícil de conseguir: que todos se sientan reales; que la química grupal y las relaciones que se van desarrollando entre ellos a través del relato se perciban auténticas, con sus diferencias y sus miserias, sobre todo para lidiar con el dolor que provocan las ausencias. De esta manera, Justicieros se transforma en una nueva sorpresa del cine dańés, donde se combinan violencia, ternura y drama para hablar sobre la salud mental y el duelo.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *