Sentimental de Cesc Gay. Crítica.

Se estrenó online, la nueva comedia del director de Una Pistola en Cada Mano, Krampack y Truman, protagonizada por la argentina Griselda Siciliani.

Alberto San Juan, Belén Cuesta, Javier Cámara y Griselda Siciliani protagonizan la nueva comedia de Cesc Gay.

Cesc Gay es de esos directores que saben llegar al espectador. Comedias personales sobre situaciones de la vida cotidiana con la que nos podemos sentir identificados. Desde historias sobre la adolescencia, como Krampack (mi preferida), pasando por la vida amorosa de ocho hombres con crisis de identidad en Una Pistola en Cada Mano, hasta la particular relación entre un enfermo terminal y su perro en Truman. Siempre logra conectarnos con los personajes, con sus sentimientos y con sus problemas, sobre todo a los de más de cuarenta, ya que sus últimas películas, al igual que Sentimental, apuntan a ese público.

Esta vez el director catalán lleva al cine a la obra de teatro Los Vecinos de Arriba, escrita y dirigida por él. La historia sigue a Julio (Javier Cámara) y a Ana (Griselda Siciliani), una pareja de más de cuarenta, con una hija. Él, profesor en un conservatorio de música, ella, ama de casa, ambos conforman una pareja cuya rutina parece haber calado hondo. En medio de peleas y discusiones deciden invitar a cenar a Laura (Belén Cuesta) y a Salvador (Antonio San Juan), sus vecinos de arriba, quienes algunas noches de la semana apenas les dejan dormir debido a su desenfrenada vida sexual. Entre copas de vino y picadita, el juego dialéctico entre los cuatro va in crescendo hasta que aparece el tema del intercambio de parejas, pero no solo aparecerán las dudas sobre experimentar nuevas sensaciones sino que se revelará entre ellos la imperiosa necesidad de comunicación entres dos que duermen en el mismo colchón.

Con una estética teatral, donde los actores se van moviendo dentro de una sola locación (el departamento de Julio y Ana), Ces Gay logra imprimirle al film un humor sutil e inteligente. Evita recurrir al chiste fácil, pero logra que vivamos todo lo que sucede en la breve hora y veinte minutos que dura la película con una sonrisa. Para eso se apoya en la gran química que se respira entre los protagonistas.

Diálogos simples plenos de ironía, momentos de incomodidad entre las parejas y varias situaciones comunes, Sentimental logra ser una comedia sarcástica y punzante que enfrenta a un matrimonio sumido en la monotonía con una pareja sexualmente abierta. Dinámica y ágil, va del sano combate entre los protagonistas hasta la terapia de pareja. Juega con el cinismo de Javier Cámara, con la frontalidad de Alberto San Juan para expresar sus deseos, con el poder analítico de la psicóloga del grupo, (una soberbia Belen Cuesta) y con las dudas e incomodidad de una ama de casa sumida en el aburrimiento, encarnada por una versátil Griselda Siciliani. Así logra reflexionar sobre las parejas, la rutina, las expectativas no cumplidas, la necesidad de sentirse deseados y los miedos a vivir nuevas experiencias.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *