Tenet de Christopher Nolan. Crítica.

En la esperada reapertura de los cines llega la nueva película del director de El Origen, la trilogía de Batman, Dunkirk y Memento.

La expectativa era muy alta, se sabe que Nolan es un director que se suele salir de su zona de confort e intenta experimentar nuevas formas de narrar sus películas. Es un director que exige al espectador al máximo, su narrativa no lineal, la deconstrucción espacio-temporal y su gusto por las paradojas hacen de su cine una experiencia inmersiva distinta. Hasta ahora su filmografía venía impecable, algunas películas nos puede gustar más, otras menos pero en general no defrauda, aunque siempre puede haber una primera vez. La primera decepción en la filmografía llegó con Tenet, lo que no quiere decir que sea mala, sino que no está a la altura de las anteriores producciones.

El film comienza con El Protagonista (John David Washington) quien, tras ser brutalmente torturado tras una fallida situación de rehenes, es enviado tras un traficante de armas ruso (Kenneth Branagh) que ha descubierto una forma de revertir el flujo del tiempo en las armas. A medida que el Protagonista se adentra más en el mundo crepuscular de la superciencia y el espionaje.

Este breve texto introductorio donde cuento un poco de que trata Tenet y es lo único que pude entender. Por que en su media hora de apertura, recorremos Kiev, donde se presenta a John David Washington al frente de una especie de grupo de trabajo antiterrorista; a Mumbai, donde Washington se encuentra con el oficial de inteligencia Robert Pattinson; luego a Londres, donde cena con Michael Caine. Más tarde, nos dirigimos a Oslo, escenario de una gran interfaz avión / terminal aplastante; finalmente, llegamos a un somnoliento remanso del Mediterráneo, donde en lugar de imitaciones de Caine, nos desvía Kenneth Branagh como el principal traficante de armas de Rusia

Nada tiene explicación en ese inicio y Nolan esconde todo, por lo tanto, en ese inicio, estás realmente solo. Gran parte de la atención en ese momento está centrado en experimentarla en lugar de comprenderla. Pero la trama es tan indescifrable que se cree que una segunda revisión podría ayudar a darle sentido. Pero, ¿es necesario ver una película tres o cuatro veces para que tenga sentido? Comparado con otros films del director, Tenet no es una narración compleja que no sea comprensible, es solo una mala narración. Mientras con Inception, Nolan había logrado un atrapante relato que, gracias a su inteligente relato que daba las herramientas necesarias para que el robo de sueños sea algo fácil de seguir. Acá trato de aplicar lo mismo pero combinando la física nuclear, la termodinámica, la entropía y el espionaje. Pero el problema es que la historia no tiene el suficiente sentido para que el espectador se sienta parte y se enganche en la historia.

Uno de los problemas radica en que no sabemos nada del pasado de los personajes, una herramienta que Nolan suele utilizar mucho para la construcción del carácter de los protagonistas (lo vemos en Batman, Dunkerque, Interestellar y en Inception). Eso le quita conexión e interés en seguir el periplo de los héroes del film. Y no es crítica a los actores, ya que John David Washington tiene la presencia física necesaria y sus habilidades de acción no se pueden negar, pero más allá de eso, no hay mucho más. Pero Kenneth Brannagh parece estar en un match de improvisación con acento ruso, mientras que Elizabeth Debicki es la única que realmente intenta conectarnos con la historia, con un pasado de maltratos y de extorsión por parte del traficante ruso, pero no tienen el suficiente peso para intentar cambiar el rumbo de los hechos como quieren hacer los protagonistas. Mientras tanto, Robert Pattinson vuelve a estar en modo Crepúsculo con alguna sonrisa encantador, algunas líneas, pero nos queda la sensación de estar malgastado..

Teniendo en cuenta la filmografía del director, ‘Tenet‘ es muy floja y hace agua por todos lados. Un montón de escenas de acción gloriosamente filmadas, con un acto final emocionante, pero aún así no levanta la nota. Podría ser que necesites ver Tenet al revés y darle la vuelta para darle sentido y apreciarlo mejor, pero verla en un cine, interpretado de la forma en que la humanidad experimenta el tiempo actualmente, es bastante decepcionante y, personalmente, no tengo ningún interés de verla de nuevo.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *