Venganza Implacable de Mark Williams.

Otro de los estrenos de esta semana es la nueva película protagonizada por Liam Nesson, en su faceta de héroe de acción.

Liam Neeson protagoniza Venganza Implacable.

Hace muchos años Liam Neeson ha decidido darle un vuelco a su carrera y convertirse en una marca registrada dentro del cine de acción. Lejos está de la solemnidad de actor británico que le imprimía a sus papeles en películas como La Lista de Schindler, Gangs of New York o MIchael Collins. En esta nueva faceta, sus películas pueden gustar más o pueden gustar menos, pero su presencia como hombre implacable, casi indestructible, ha conseguido una importante legión de fans que esperan cada año «la nueva de Liam Neeson». Algo similar sobre el rumbo que tomó su carrera hay en Venganza Implacable, la película protagonizada por el actor británico y dirigida por Mark Williams.

Esta vez, LIam Neeson se pone en la piel de Tom Dolan, un ex militar encargado en explosivos que luego de su retiro se dedicó al robo de bancos. Especialista en apertura de cajas fuertes, es el famoso «ladrón que entra y sale». En soledad, el veterano militar se ha hecho de nueve millones de dólares gracias a meticulosos planes que hicieron imposible no solo ser capturado, sino que caiga alguna sospecha sobre él. Pero un día conoce a Anne Wilkins (Kate Walsh), una mujer madura, estudiante de psicología, de la cual se enamora.

Luego de un año de relación, Tom toma la decisión de entregar el dinero robado y confesar ante las autoridades federales cada uno de su delito, con la condición de cumplir una breve condena en una cárcel de mínima seguridad y con la posibilidad de visitas regulares, de esta manera vivir con Anne una vida sin mentiras y libre de culpa. Pero en el momento del encuentro, la cosas no salen como Tom esperaba, John NIvens (Jai Courtney) y Ramon Hall (Anthony Ramos), los dos agentes elegidos por su jefe, Samuel Backer (Robert Patrick), deciden quedarse con el dinero e implicarlo en un asesinato, con lo cual ahora no solo deberá luchar para librarse de los delitos cometidos, sino que será culpado de un crimen que no cometió. Acosado por la policía y por Sean Meyers (Jeffrey Donovan), un compañero de los agentes federales, Tom utilizará toda su sabiduría para perseguir a quienes robaron su dinero y demostrar su inocencia.

Como es costumbre en sus películas, el personaje de Liam se maneja en soledad y al margen de la ley, o sea, vuelve a hacer lo que mejor le sale. Luego de estrenar la olvidable El Protector, Liam Neeson nos trae un film más en línea con anteriores producciones. Puede no tener el frenético ritmo de Búsqueda Implacable y sus impactantes escenas de acción y suspenso, pero se disfruta por la simpleza y practicidad de los momentos de persecución y de peleas, sin tanto CGI ni enfrentamientos coreografíados que le sacan realismo al film. Incluso, el guión puede ser básico y repetitivo pero la fórmula funciona si lo que queremos ver a Liam Neeson en escena peleando contra todos.

Se le puede criticar muchas cosas a Venganza Implacable, pero… ¿le importa eso a los fanáticos del actor?. Lo que el público quiere es verlo en acción a él y la entrega por parte de LIam es total, aunque parezca en piloto automático. Un poco su personaje así lo entiende: teniendo la posibilidad de vivir con sus millones de dólares en una mansión, él decide entregarse a lo que ama y elige vivir libre de culpas. Por eso, nadie duda que la capacidad actoral de Liam Neeson le permitiría estar en grandes producciones con papeles que no le den satisfacción plena, más allá de un alto salario; pero no es hipócrita, elige quedarse en el lugar que mejor lo acoge y que lo hace sentir más cómodo, el cine de acción. Lo bien que hace, Liam feliz y sus fans también.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *