Las Formas Antiguas de Christopher Alender.

Uno de los estrenos de la plataforma Netflix es la película de terror sobre posesiones y brujerías en medio de la selva mexicana.

Brigitte Kali Canales protagoniza Las Formas Antigua, la nueva película de terror mexicana estrenada en Netflix.

Las películas de posesión parecen estar de oferta. Metés mano en cualquier plataforma y sale una nueva. Lo peor es que la mayoría de ellas no logran traer nada nuevo o interesante al repertorio del género, pero siempre aparece alguna excepción a la regla y Las Formas Antiguas de Christopher Alender puede ser una de esas. Ambientada en un remoto pueblo mexicano, cuenta la historia de una periodista, Cristina (Brigitte Kali Canales), que viaja a la casa de su infancia para informar sobre sus tradiciones arcanas y supersticiones, pero las cosas salen mal cuando se despierta en un choza encadenada a la pared y la bruja local le dice que ha sido infectada por un demonio.

Inspirada en el folclore mexicano y salpicada con una metáfora sobre las drogas dentro de la cultura urbana, presenta una historia de exorcismo minimalista que presenta algunos sobresaltos y un precario pero sólido trabajo de efectos. Alender, cuyos trabajos anteriores se involucran en gran parte en historias que involucran a Los Muppets, sorprende con una inquietante historia sobre una mujer secuestrada por un desconocido y un demonio que pretende devorarla desde adentro. 

Con el ambiente supersticioso presente, Cristina se ve obligada a reconciliarse con su pasado y reconocer los problemas de su presente, todo mientras atraviesa un desagradable exorcismo, que en varias etapas se vuelve más doloroso. Encima, en este momento de su vida, está tan desconectada de su pasado que ya no puede hablar español, por lo que su amiga Miranda (Andrea Cortés) la está ayudando en esta experiencia y actuando como su traductora con la bruja del pueblo que está realizando el exorcismo. 

El aspecto alegórico relacionado con las adicciones es algo que hemos visto varias veces en el pasado y, aunque realmente no termina de profundizar dentro del contexto de esta historia, es lo suficientemente leve como para no restar valor al valor de entretenimiento general del film. Sobretodo porque es una película que funciona mejor cuando se toma al pie de la letra, aunque nos deje con ganas de saber un poco más de la historia de fondo con la aldea y su sistema de cuevas demoníacas. 

Las Formas Antiguas no solo se destaca por su increíble póster ya que, dentro de una marea interminable de producciones de exorcismo, es una película de terror intensa y bien filmada. Aprovecha el reducido espacio físico en el que se desarrollan los acontecimientos, valiéndose de haces de luces que entran por algunas aberturas de la habitación y las sombras que estos provocan en los rincones. Pero más allá de la habilidad del director para manejar la cámara y las austera ambientación también presenta un sólido trabajo de efectos, una narrativa entretenida y un final acorde con la historia.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *