Punto Rojo de Alain Darborg, Crítica.

Se estrenó en Netflix la nueva película sueca que combina suspenso, venganza y heladas temperaturas.

El cine de suspenso sueco desembarca en Netflix con Punto Rojo.

A veces no hay que rebuscárselas mucho para hacer un buen thriller. Con una simple presentación de los personajes, la colocación descolgadas de alguna situación inexplicable pero que luego servirá para entender lo que sucede, un punto rojo hecho con un láser de esos que compras en cualquier bazar y muchos primeros planos de rostros tensos en medio de un ambiente solitario, podés tener al espectador de principio a fin. De alguna manera eso es lo que hace la nueva película estrenada por Netflix.

Por que Punto Rojo no da vueltas, presenta a una pareja de recién casados en crisis. Ella, Nadja (Nanna Blondell) está embarazada; el, David (Anastasios Soulis) aún no lo sabe. En medio de peleas, ambos deciden hacer un viaje a un recóndito lugar llamado el Valle de los Osos para practicar montañismo y ver la aurora boreal. Junto a Boris, su perro, emprenden viaje al nevado lugar, pero en el camino se encontrarán con un par de lugareños con los cuales tienen un altercado automotriz que deriva en una huida de la pareja luego de rayar la camioneta. Una vez instalados en medio de la soledad de la montaña serán acosados por un implacable francotirador, lo que derivará en una despiadada lucha por sobrevivir no solo al cazador, sino a las terribles inclemencias del tiempo.

Todo el párrafo anterior se circunscriben a los veinte minutos iniciales de la película. Lo interesante del film es como comienza a cocinar el suspenso, una buena construcción previa del posible foco de conflicto, una precisa construcción del perfil psicológico de los personajes y un simple punto rojo láser en una carpa. Pero para que la fórmula de buenos resultados es necesario que los actores tengan la capacidad de transmitir la angustia por el acecho de un enemigo oculto en la oscuridad y ambos lo logran con creces. El resto lo hace el inteligente uso del fuera del campo y la cámara en primeros planos de los tensos rostros de la pareja, a lo que le sumamos un par de vueltas de tuerca interesantes en el final que le dan sentido a un par de escenas que en un principio parecen no tener sentido pero servirán para darnos cuenta que la pareja protagonista no es tan inocente como parece.

Punto Rojo es un thriller de supervivencia que juega con los prejuicios y contiene un exceso de mano dura cuestionable en el final, pero así y todo cumple con la premisa de entretener. Sin estar a la altura de su compatriota Breaking Surface (se encuentra dando vuelta online pero esperamos que alguna plataforma la agregue a su catálogo), es un film que se valora por el inteligente uso de escasos recursos con los que cuenta, que la convierten en una demostración cabal que no es necesario grandilocuentes efectos especiales ni escandalosas explosiones para logra una buena película de acción y suspenso.

Nuestra puntuación
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *